CIG acusa a la Xunta de blindar a la esposa del 'superdelegado' de Ourense

La esposa del delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Martínez, mantiene su puesto de camarera-limpiadora en la residencia de la tercera edad de O Carballiño porque la Consellería de Traballo no saca la plaza a concurso. El sindicato CIG sostiene que pese a que ese puesto debería cubrirse mediante oposición "para darle oportunidad" de ocuparlo al personal fijo que trabaja en el centro, lo que hace "es blindarlo para que continúe contratada" la esposa del hombre de confianza de Feijóo en Ourense.

La Xunta propuso la amortización de ocho plazas en la provincia de Ourense, pero el puesto que ocupa la mujer de Martínez no sale a concurso. "Ella tiene más méritos que nadie; está de número uno en las listas para cualquier plaza en las comarcas de Ourense, Celanova y Ribadavia", sostienen fuentes próximas al delegado de la Xunta. "Cualquier plaza que se convoque en estas zonas es para ella". Los méritos que acumula se deben a 20 años de contratos interrumpidos por breves periodos de paro, explican las mismas fuentes, que atribuyen la denuncia al "nerviosismo de las elecciones sindicales".

Igual que la Diputación

Los representantes de la central alertan, sin embargo, de que la Xunta aplica en Ourense la misma política de personal que Baltar en la Diputación. El puesto en el que "blinda" a la esposa del superdelegado deja fuera "los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad", señala la CIG, que responsabiliza a la secretaria general de la Consellería de Traballo y al director general de Función Pública. El sindicato reclama la oferta del 100% de las plazas vacantes en el concurso de traslados del grupo V de personal laboral de la Xunta en Ourense.

En el entorno de Rogelio Martínez se da por hecho que si se convoca la plaza será para su esposa "por 20 años de antigüedad y porque aunque no superó ninguna oposición sí pasó algunas pruebas, con lo que tiene puntos". Sostienen las mismas fuentes que el que no se haya sacado a concurso esa plaza obedece a la inminente apertura de la nueva residencia de mayores de O Carballiño. Además, advierten que la esposa del superdelegado de la Xunta tiene en vigor el contrato "que le fue realizado hace dos años y medio por la Vicepresidencia del BNG". "Si hay alguna anomalía, es cosa del bipartito", precisan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS