Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Obediencia

En las últimas ocasiones en que asuntos televisivos han rozado instancias judiciales se ha producido una coincidencia curiosa, digna de comentario. Primero fue Ana Rosa Quintana, que para eludir cualquier responsabilidad de presión o manipulación en la entrevista de una colaboradora con la mujer del presunto asesino de la niña Mari Luz donde esta culpaba a su marido, declaró ante la juez que en su programa se limitaba a cumplir un guión.

Pese a que cualquiera tiene derecho a elegir la estrategia de defensa que mejor le convenga, fue un jarro de agua fría para todos los que piensan que Ana Rosa es la presencia más importante e influyente que hay en la televisión de España. No solo dicta una vertiente moral, estética y formal desde su programa, sino que además es cara y nombre de una revista de quiosco, privilegio al alcance de muy pocos comunicadores a semejanza del reinado de Oprah Winfrey en Estados Unidos.

Ahora el antiguo portavoz del Gobierno de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, ha sostenido en sede judicial que sus declaraciones en las tertulias en las que participa responden a la exigencia de las cadenas para que los invitados sean contundentes y fieros. Los espectadores comprenden así que los intensos contertulios son en realidad gráciles delfines que saltan a la mano del entrenador para recibir la sardina tras cada puntual intervención. No deben pues sufrir los espectadores más crédulos, todo es una coreografía sin contenido real al servicio de un espectáculo vacío y cínico.

Puede que la obediencia debida de Rodríguez llegara aún más lejos. Al fin y al cabo, cuando llamó nazi al doctor Luis Montes, respondía como un soldado fiel a la consigna de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Desde allí, se trataba de liquidar en cacería mediática lo que no se podía perpetrar con acusaciones falsas ni montajes ultracatólicos.

El daño, o al menos es lo que se quiere alegar en el juicio, es únicamente un efecto colateral del verbo que agita las tertulias en los medios. Los leones son obedientes al domador, rugen por bien del circo. Se necesita la solemnidad de un proceso judicial para decir en voz alta que en la tele nada es como parece, todo es obediencia debida a un ente superior.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS