Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal dice que el sospechoso del crimen de Rute disparó "a sangre fría"

La primera vista del juicio contra Manuel Ruiz por la muerte de Carmen Romero sirvió ayer para exponer los hechos y las peticiones de pena por todas las partes. La fiscalía y las cuatro acusaciones particulares (del padre, la madre, la Junta de Andalucía y la Abogacía del Estado) pidieron 20 años de cárcel para Ruiz por disparar "a sangre fría" y con "alevosía", en 2006, a Carmen con una escopeta de caza, cuando esta regresaba al centro de menores de Rute donde residía. Tras quedar parapléjica, sin un riñón y con múltiples secuelas tanto físicas como psicológicas, Carmen Romero murió tres años después.

En su relato, el fiscal y las acusaciones particulares coincidieron en destaca que Manuel y Carmen habían salido juntos una temporada, pero la muchacha lo dejó poco antes de los hechos por los celos y agresiones violentas del hombre.

La fiscalía y las partes también han reclamado 15 años de cárcel para Manuel Roldán, amigo y compañero de trabajo de Ruiz, dueño de la escopeta con la que se produjeron los disparos. El fiscal acusa a Ruiz de ser el cooperador necesario sin el cual no pudo cometerse el crimen. Según el Ministerio Público, Ruiz no solo prestó el arma de su propiedad al exnovio de Carmen, sino que le acompañó en su propio coche, esperó junto al mismo a las puertas del centro de menores a que apareciera la chica y estuvo presente cuando Ruiz le disparó, "sin evitar en ningún momento que este hecho se produjera". El fiscal y las acusaciones reconocen que sobre él existe una posible eximente por retraso mental leve. Una minusvalía que no le impidió sacarse la licencia de armas de caza.

Las defensas, por su parte, reclaman la libre absolución de los acusados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011