Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía china detiene al artista Ai Weiwei

Colaboró en el diseño del 'Nido de pájaro', el estadio olímpico de Pekín.- Se trata de uno de los artistas chinos más internacionales y uno de los más críticos con el Gobierno de su país

El artista y activista pro derechos humanos chino, Ai Weiwei, ha sido detenido hoy en el aeropuerto internacional de Pekín cuando se disponía a volar a Hong Kong, según ha confirmado a Efe la organización de derechos humanos Human Right Watch (HRW).

Weiwei fue detenido por varios policías que, sin embargo, sí dejaron viajar a su acompañante al que confesaron que no podía viajar porque el artista no podía subir al avión porque tenía "otros asuntos". Otras ocho personas que trabajan en el estudio de Weiwei en Pekín también han sido arrestadas, según HRW. En estos momentos todavía se encuentran detenidos.

Su detención coincide con una de las más amplias campañas que activistas y disidentes, defensores de los derechos humanos están llevando a cabo en la última década. Hasta el momento, 23 personas han sido detenidas, sobre todo en relación con la incitación a la subversión, según fuentes policiales. Esas mismas fuentes consideran muy improbable que el arresto dure más de unas horas o que se abra un proceso criminal contra él, ya que creen que la detención solo pretende evitar que viaje al extranjero.

El artista de 53 años, siempre ha sido crítico con el gobierno chino. "La sociedad china actual no tiene moral, juicio propio, y la gente no está acostumbrada a asumir su responsabilidad", ha llegado a afirmar. Weiwei es hijo de Ai Qing, uno de los mejores poetas chinos del siglo XX y que en su momento fue acusado de intelectual derechista por el régimen de Mao Zedong por lo que fue desterrado, primero al noreste del país, y, posteriormente, a la región musulmana de Xinjiang, en el oeste.

Weiwei es conocido entre otras obras por el diseño del Nido de pájaro, el estadio olímpico de Pekín. Además, ha expuesto su obra en EEUU, Europa, Japón, Corea del Sur y Australia. Una de sus creaciones más famosa consistió en llenar la Sala de Turbinas de la galería Tate Modern de Londres con 100 millones de pipas de girasol de porcelana en noviembre de 2010. La capa de semillas, que ocupaba una superficie de 1.000 metros cuadrados y tenía un espesor de 10 centímetros, mostraba una extensión gris en la que todas sus diminutas piezas parecían idénticas, aunque en realidad todas son distintas, porque fueron pintadas una a una a mano por más de 1.600 artesanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de abril de 2011