Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:IN MEMÓRIAM

El hombre que ideó el sur

Como tantos artistas e intelectuales, Jorge Camacho perdió el Norte entre los libros de filosofía de la biblioteca de su padre, notario de La Habana, y allí mismo principió su búsqueda del Sur. Primero abandonando sus estudios de derecho y marchándose a México con 19 años tras el arte precolombino y los muralistas de moda entonces. A su vuelta a La Habana toma contacto con los pintores vanguardistas de su ciudad, sobre todo con su admirado Lam y con su gran amigo el escultor Cárdenas. Hace su primera exposición en 1955 y poco después en Washington, ambas exitosas, en la estela de Klee y del surrealismo.

En 1959 llega a París becado por la entonces jovencísima revolución. El mismo día de su llegada conoce a una madrileña, Margarita Ortega, la compañera de toda su vida, y un año después a André Breton, que lo acogerá en su grupo del café La Promenade de Vénus y en el grupo surrealista se mantendrá durante años trabajando y exponiendo en Europa y América.

En 1967 participa en el Salón de Mayo de La Habana. Allí conecta con Lezama Lima, Virgilio Piñera y Reinaldo Arenas, entre otros, de los que conocerá la nueva situación de Cuba y su revolución, por lo que rompe y denuncia el régimen de Castro, postura que se sustanciará en 1988 con La carta de París firmada con Reinaldo Arenas.

Pintura, fotografía, música, poesía, ensayos -desde Leonardo al jazz pasando por el cante jondo, la ornitología, la alquimia o los indios hopi-, de todo y por todo ha pasado en su búsqueda del Sur con el que al fin vino a dar a mediados de los setenta, en Doñana, donde desde entonces ha pasado básicamente su vida, en su finca de Los Pajares en el término de Almonte, pueblo que acoge una pinacoteca con su nombre y su obra. La idea del Sur fue el título de su primera exposición andaluza, en 1990, en la sala de la Diputación de Huelva, expresión de un hallazgo que había determinado su vida.

En una de sus exposiciones tituló sus cuadros con versos de Cernuda. Creo que Jorge hubiera subrayado con gusto en esta su primavera última este verso del poeta sevillano: "En el Sur tan distante quiero estar confundido". El cielo, el Sur, con su vida y su obra, se lo tiene bien ganado.

Juan Villa es escritor onubense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2011