Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CAM y Cajastur piden 1.500 millones al Estado pero discrepan sobre su fusión

Las asambleas deciden mañana si acuerdan la unión en el Banco Base - La caja asturiana firmó las valoraciones de las cuatro entidades en febrero

Asturianos y alicantinos, junto con cántabros y extremeños, decidieron ayer cumplir un trámite: enviar al Banco de España la petición de 1.447 millones de capital público al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para elevar la ratio de capital principal hasta el 10%, frente al 8,2% actual. El Consejo de Administración del Banco Base (que aglutina a Cajastur, Caja del Mediterráneo, Banco Castilla La Mancha, Caja Cantabria y Caja Extremadura) cumplió así con la ley, pero las entidades mantienen sus discrepancias. En la reunión no se habló de ningún cambio en los porcentajes de representación que cada caja tiene en el Banco Base, según fuentes alicantinas.

Manuel Menéndez, primer ejecutivo del grupo y procedente de Cajastur, quiere romper los acuerdos firmados en febrero pasado. Su argumento es que la CAM, la entidad de mayor tamaño, debe bajar su representación en el grupo desde el 40% pactado (el mismo porcentaje que Cajastur) hasta el 27%. La razón, según la caja asturiana, es que la entidad alicantina tiene más morosidad y activos dañados de los que se conocían hasta ahora. Según fuentes asturianas, la CAM ha pasado de una morosidad del 4,5% en 2009 a 8,7% en 2010. Desde Alicante no se admite ese argumento y la caja atribuye ese movimiento a un intento de Menéndez por perpetuarse en el poder quitando fuerza a la CAM.

La CAM estaba valorada en 1.960 millones frente a los 1.760 de Cajastur

CC OO pide al Banco de España que actúe y reclama más transparencia

Las cuatro asambleas generales donde se votará la creación del grupo se reunirán mañana. Los dirigentes de la CAM aseguran que mantienen la creación del grupo con los porcentajes iniciales y pedirán la aprobación para ese proyecto. Sin embargo, la incógnita es qué va a hacer Cajastur: si rompe la fusión tendrá que pagar una indemnización a los afectados, ya que es la única fusión que tiene una condición suspensiva en el contrato de integración, colocada por Cajastur. Lo más difícil será que tendrá que esa entidad explicar por qué firmó una valoración del negocio de la CAM en 1.960 millones el 25 de febrero pasado. Se supone que este documento, entregado en la CNMV, se elaboró una vez entregadas las cuentas de 2010. Si se han cambiado posteriormente, el problema sería mayor. En diciembre pasado, los recursos propios de la CAM eran, según estimaciones del mercado, de 2.400 millones, con lo que la tasación se hizo a 0,77 veces el valor en libros.

En el caso de Cajastur -que no contestó a las llamadas de este diario-, la valoración se hizo al revés: 1,23 veces el valor contable, hasta 1.759,7 millones de euros. Esa diferencia obedece a la mayor solvencia de la entidad con sede en Oviedo.

La entrada del FROB supondrá cambios en la cúpula: cuando entren los consejeros del FROB, otros miembros del Consejo deberán abandonarlo. Fuentes del mercado creen que la llegada de capital público supondrá la entrada de cinco nuevos vocales y que lo lógico, ya que es la CAM la que más precisa de ese dinero para cumplir con las exigencias del supervisor, es que la entidad alicantina pierda dos de los cuatro miembros que tiene ahora.

José María Martínez, secretario general de Banca en Comfia CC OO, criticó que no se conozcan las cuentas individuales de las entidades. Los miembros de las asambleas deberían ser informados sobre el estado financiero de las entidades "para poder votar con conocimiento de causa", dijo. "Es necesario que haya más transparencia en el proceso. Si los gestores tienen responsabilidades, que actúe el Banco de España", reclamó.

Por otro lado, todas las entidades necesitadas de capital entregaron ayer sus planes para recapitalizarse. Dos bancos españoles (Bankinter y Bankpyme) y dos filiales de extranjeros (Deutsche y Barclays) conseguirán los 1.075 millones que necesitan por sus propios medios. Ocho grupos de cajas presentaron tres opciones para lograr el capital necesario. Bankia, Banca Cívica y Mare Nostrum intentarán salir a Bolsa. Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Base pedirán dinero público. Caja España-Duero se fusionará con Unicaja. Unnim también intentará sumarse a otras cajas (se habla de Banca Cívica, Ibercaja, Unicaja o Banco Base, si rompe con la CAM), aunque fuentes del mercado creen probable que termine pidiendo dinero al Estado. También podrán combinar los inversores privados y el FROB, para evitar ser nacionalizados y perder el control de la caja. La cuestión clave será el precio que el mercado o los expertos contratados por el supervisor ofrezcan por cada caja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2011