"Urkullu recalca que "la falta de honestidad no cabe" en el PNV

Acechado quizá por las acusaciones de corrupción en Álava a menos de dos meses ya de las elecciones, el PNV insistió ayer en mostrar una imagen de honestidad que últimamente presenta como símbolo de su gestión. El mismo día en que las Juntas alavesas aprobaban el dictamen de la comisión de investigación del caso Zambrana, que sitúa al partido en el centro de una fallida recalificación de terrenos, el presidente peneuvista, Iñigo Urkullu, hizo hincapié en la "honradez y transparencia" como principios de actuación. Ante decenas de concejales y alcaldes peneuvistas, recalcó el "compromiso voluntario con Euskadi y el servicio público a los ciudadanos" como señas distintivas de su militancia.

El líder peneuvista enfatiza que sus instituciones "deben ser transparentes

Durante un acto en el paraninfo de la UPV en Bilbao, Urkullu prsentó al PNV como un partido "en el que no debe caber la falta de honestidad". Aseguró que las instituciones que gobierna "son y están abiertas y son y deben ser transparentes". "Son de los ciudadanos y están a su servicio", remachó.

No es la primera vez que el PNV enfatiza el discurso de la moralidad política desde que hace un año se destapó la presunta trama de corrupción del caso De Miguel, que ha salpicado al partido en Álava. Además de despejar dudas sobre la gestión nacionalista, Urkullu arremetió contra el Gobierno, al que acusó de "hablar, pero no hacer" en materias como el empleo, el transporte, la cultura, la vivienda o los servicios sociales. "Estamos ante el Gobierno del desgobierno", lamentó.

Junto a Urkullu, al acto asistieron el presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar; el diputado general, José Luis Bilbao; el alcalde de la capital, Iñaki Azkuna; y la presidenta de las Juntas Generales, Ana Madariaga.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS