Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las denuncias de radares caen un 62% en la primera semana de 110 por hora

Los cinemómetros 'cazaron' a 2.082 infractores frente a una media de 5.500

Quienes vaticinaron un inminente aumento de las multas por la reducción de la velocidad máxima de 120 a 110 kilómetros por hora fallaron en su pronóstico. Bien por falta de confianza en la predisposición de los ciudadanos para cumplir la ley o porque el argumento de las sanciones asustó a los conductores y pisaron el freno ante la perspectiva de ser sancionados, lo cierto es que durante la primera semana de aplicación del nuevo límite, entre el 7 y el 13 de marzo, las denuncias de radares fijos cayeron en un 62% con respecto a las tres semanas anteriores, según un informe oficial al que ha tenido acceso EL PAÍS.

El descenso en las multas se circunscribe a la primera semana y queda por comprobar cómo será el comportamiento de los automovilistas durante los cuatro meses que durará la medida adoptada por el Gobierno -hasta el 30 de junio, en un principio- para ahorrar combustible. Sin embargo, los datos de estos siete días invalidan, por el momento, la fórmula que acuñó el PP para criticar el "soviético" plan de ahorro energético del Ejecutivo: si se reduce la velocidad máxima permitida, aumentarán las multas.

El mayor descenso se produjo el día en que entró en vigor la medida

El Gobierno calcula que se reducirá un 3% el consumo de combustible

Tráfico prevé una recaudación de 409,37 millones de euros por multas

No ha habido variación en las cifras de siniestralidad vial

La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, afirmó el mismo día en que comenzaba a aplicarse el límite de 110 que bastaba "con darse un paseo por las carreteras españolas, para ver la cantidad [de multas] que se están poniendo". Sin embargo, de una media de 5.500 denuncias semanales entre el 14 de febrero y el 16 de marzo, las infracciones por exceso de velocidad detectadas por cinemómetros fijos descendieron hasta 2.082 durante los primeros siete días en los que rigió el límite máximo de 110 kilómetros por hora en las autopistas y autovías españolas. Es decir, un 62% menos.

Fruto de la casualidad o del intenso debate sobre el aumento de multas y la eficacia real de la polémica medida, el primer descenso ya se percibió en la semana posterior al anuncio de la reducción de la velocidad, entre el 28 de febrero y el 6 de marzo, cuando todavía se podía circular a 120 por hora. Las sanciones cayeron en esos días un 31%, de 6.335 a 4.329.

Pero el mayor descenso coincide con la entrada en vigor del nuevo límite. Mientras que el lunes 28 de febrero los radares fijos interceptaron a 620 personas que excedían la velocidad permitida, y una semana anterior, el día 21, la cifra ascendía hasta 748, el 7 de marzo los cinemómetros cazaron a 199 conductores, lo que supone una caída de multas de un 70%.

El porcentaje de descenso del resto de la semana no alcanza esta cifra, pero la disminución de denuncias de radares, que fluctúa entre el 53% y el 65%, sigue siendo acentuada. Si se mantuviera la tendencia, significaría que los conductores cumplen con el nuevo límite, lo que redundaría en la reducción del consumo de combustible que pretende el Gobierno y que calcula en un 3%.

Los gasolineros ya han alertado del descenso de la venta de carburantes en los dos primeros meses del año, disminución que la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio cifra en un 10% y achaca al alza en los precios de la gasolina y el diésel. El efecto de la limitación a 110 por hora está aún por ver, aunque la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles reconoce que la medida podría afectar a sus ventas. Lo que con toda certeza se verá afectado con el descenso de multas es la recaudación por las sanciones relacionadas con infracciones en materia de seguridad vial. El PP ha acusado de "afán recaudatorio" al Ejecutivo por la implantación del nuevo límite de velocidad. También las asociaciones de automovilistas, que han recomendado a sus socios que recurran todas las multas que les lleguen por sobrepasar los 110 por hora. En los Presupuestos Generales del Estado para 2011, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé un ingreso de 409,37 millones de euros en multas, un 5,2% menos de lo previsto en 2010. Y si las multas siguen cayendo, los ingresos por infracciones de tráfico se verán, consecuentemente, reducidos.

Las cifras de siniestralidad vial no han experimentado, en cambio, ninguna variación. El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió que la limitación de la velocidad podría reducir el número de muertos en accidente de tráfico, aunque matizó que era "un efecto colateral" porque el verdadero objetivo de la medida era "ahorrar gasolina". El mismo día en que entró en vigor el nuevo límite, nadie perdió la vida en la carretera, algo que en 2010 solo ocurrió en cuatro ocasiones. Pero no deja de ser un dato anecdótico, aunque esperanzador, como insisten desde la DGT. A pesar de que en lo que va de año han fallecido al volante 12 personas menos que en 2011, en marzo, hasta el día 17, ha habido cinco fallecidos más que en el mismo periodo del año pasado.

Frases del PP sobre la limitación de 110

- María Dolores de Cospedal. "Hay muchos ciudadanos que piensan que lo que quiere el Gobierno es poner más multas, movido por un afán recaudatorio", aseguró la secretaria general del PP, el mismo día en que entraba en vigor el nuevo límite de velocidad. Y añadió: "Basta con darse un paseo por las carreteras españolas para ver la cantidad [de multas] que se están poniendo".

- Esteban González Pons. "No multarán por poner en riesgo la seguridad de nadie sino por consumir más combustible del debido". Según el vicesecretario de Comunicación del PP, si por circular a más velocidad de la permitida "solo hay que pagar dinero", "los ricos van a poder circular a más de 110" y los pobres no.

- Soraya Sáenz de Santamaría. "Es la penúltima improvisación del Gobierno, todo es susceptible de empeorar. Que ahorren los españoles cuando van por las carreteras, y de paso retrocedemos 40 años", dijo la portavoz parlamentaria del PP.

- Esperanza Aguirre. El límite de 110 es "una ocurrencia" del Gobierno de Zapatero para "distraer la atención de los problemas de España", aseguró la presidenta de la Comunidad de Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de marzo de 2011

Más información