Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

Grosería a la hora de la merienda

Los contenidos procaces, el lenguaje soez y la violencia aumentaron en el último año en el horario de protección infantil, según un estudio

Los niños están cada vez más indefensos ante los contenidos procaces, las actitudes sexistas, la violencia excesiva, el lenguaje soez y el cotilleo extremo que contienen numerosos programas, según el último informe del Observatorio de Contenidos Televisivos Audiovisuales (OCTA). Este organismo, que congrega a más de 50 organizaciones sociales, denunció ayer que en 2010 aumentó el incumplimiento del Código de Autorregulación Infantil por parte de las cadenas.

Y eso que la Ley General de la Comunicación Audiovisual, que cumplirá un año el próximo 1 de mayo, tiene entre sus principales objetivos lograr la mayor protección de los menores. Este código indica que, entre las obligaciones de las cadenas, está evitar "el lenguaje indecente o insultante", incluyendo expresamente las comunicaciones a través de SMS que aparecen en pantalla y los mensajes o escenas de "explícito contenido violento o sexual".

'Sálvame' y 'El diario' son dos de los espacios que más incumplen

El informe dice que TVE es la que menos vulnera la autorregulación

Sin embargo, estos criterios y muchos otros son ignorados por las televisiones que siguen emitiendo espacios poco recomendables en el horario de protección (de 6.00 a 22.00) y en el superprotegido (de 8.00 a 9.00 y de 17.00 a 20.00). En su estudio, el OCTA ha recogido cerca de 100 vulneraciones elegidas de forma aleatoria, cometidas por las principales televisiones privadas a lo largo del año pasado. Sálvame (Telecinco) y El diario (Antena 3) son dos de los de los espacios que más infringen las normas. El magacín que presenta Jorge Javier Vázquez es tristemente famoso por sus referencias a diferentes prácticas sexuales, con demostración con juguetes. Y también por los insultos que se dirigen los tertulianos como chantajista, prostituta, cocainómana, baboso o sinvergüenza. En cuanto al talk-show de Antena 3, aparte de unos contenidos que atentan contra "la honra, la intimidad y dignidad de las personas", según el estudio, una proporción cada vez más de invitados abandona el plató "por sentirse engañados y humillados".

Varapalo también para Tonterías las justas (Cuatro). El 14 de septiembre pasado, por ejemplo, ofreció imágenes de un señor en una playa con un tanga, haciendo gestos obscenos, mientras decía: "Me doy por el cuerpo esa cremita que llevamos los hombres". La OCTA también pone una cruz a Crímenes imperfectos, de La Sexta, por recrear con "brutalidad y violencia extrema" crímenes cometidos en la vida real. Para Isabel Martínez Eder, una de las responsables del informe, TVE es la cadena "más cuidadosa" y la que menos vulnera. Con la salvedad de los telefilmes de sobremesa del fin de semana que contienen "altas dosis de violencia".

El OCTA además advierte que la frontera entre programas diurnos y nocturnos es cada vez más difusa, ya que algunas de las cadenas subsidiarias de Telecinco (La Siete) o de Antena 3 (Nova, Neox) emiten indiscriminadamente formatos pensados para la franja nocturna como Gran Hermano. "Incluso hemos llegado a tener edredoning las 24 horas del día", criticó Martínez Eder, en referencia a la decisión de Telecinco de ocupar la señal de CNN+ con un canal dedicado a grabar el minuto a minuto de los concursantes de GH.

En 2004 todos los operadores por mediación del Gobierno firmaron el Código de Autorregulación Infantil del Gobierno, que para Martínez Eder se ha revelado como "un fracaso absoluto". Los incumplimientos "no son una excepción, sino la norma de cada día", opina. Para el observatorio, la razón hay que buscarla en que las asociaciones de espectadores denuncian periódicamente contenidos inapropiados, pero los operadores no reaccionan porque saben que Industria se inhibe o les impone sanciones irrelevantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2011