Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robada una campana de 300 kilos en una iglesia

Dos campanas de bronce, una de ellas del siglo XVIII y 300 kilos, fueron sustraídas de lo alto de la iglesia de Goás, en el municipio lucense de Abadín. Su valor material ha sido estimado en 4.000 euros, aunque la venta podría producirse por más dinero. El templo se encuentra en un lugar apartado y rodeado de árboles, por lo que el sacerdote de la parroquia, Restituto Prieto Verdes, considera que los ladrones habían visitado con anterioridad el lugar y sabían de la importancia de las campanas que tocaron por última vez para la misa del domingo 6 de marzo.

Fue un vecino quien advirtió que el campanario estaba vacío. En el suelo quedaron los badajos y las huellas de las dos campanas, la más pequeña de 60 kilos, por lo que se supone que fueron descolgadas del yugo de madera, reparado recientemente, para tirarlas al suelo. Los ladrones aprovecharon la ligera pendiente del atrio para cargarlas en un camión. No se descarta que hayan actuado a plena luz del día por lo alejada que está la iglesia de zonas habitadas.

No es la primera vez que entran a robar en alguna de las parroquias del sacerdote Restituto Prieto, aunque, hasta ahora, se habían conformado con llevarse alguna moneda de los cepillos. Pero hacerse con las campanas eran palabras mayores, pese a que en la propia parroquia, según el cura, "parecía que tenían miedo a que las pudieran robar algún día".

El párroco, que vive en otro pueblo, reconoce que hubo algún tiempo en el que dejaba alguna moneda en las cajas, pero ahora "ya no les dejo nada, aunque siguen viniendo igual". Lo que sí hace es no poner grandes trabas en el cierre de las iglesias. "Trancamos las puertas, pero las dejamos de forma que puedan entrar y salir fácilmente, ya que en ocasiones es más el daño que realizan que lo que logran robar, puesto que, realmente, no llevan apenas nada", argumenta resignado.

Los vecinos están dispuestos a reponer las campanas, pero coinciden con el cura en que será "muy difícil" que en Goás repique una campaña "como lo hacía la grande".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011