Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el juicio por el secuestro de un empresario de Sanlúcar

La Audiencia Provincial de Cádiz ha fijado para hoy el inicio del juicio por el secuestro del empresario de Sanlúcar Rafael Ávila, quien padeció un cautiverio de 16 días en julio de 2008 hasta que pudo ser rescatado por la policía en un chalé de Almonte (Huelva). En el banquillo de los acusados se sientan ocho personas por su presunta implicación en esta trama. La fiscalía pide para el supuesto cabecilla, Luis Miguel Rodríguez Pueyo, 28 años de cárcel por nueve delitos, entre ellos, los de detención ilegal, asociación ilícita o contra la integridad moral.

Rodríguez Pueyo estuvo también implicado en el célebre caso Arny, de prostitución de menores en Sevilla. También relacionado con ambos hechos está el empresario Manuel Ibáñez. Los otros acusados son dos hijos de Rodríguez Pueyo, un joven que servía de guardián en el chalé de Almonte, dos hermanos que colaboraron en el momento inicial del secuestro y un primo de Mariano Rajoy, Raúl Brey, dueño del chalé del cautiverio y presente en el lugar cuando llegó la policía.

Según la versión que el supuesto cabecilla dio a los agentes, Rodríguez Pueyo organizó el secuestro de Rafael Ávila porque una banda del Este le reclamaba dos millones de euros. Ambos habían tenido un enfrentamiento previo porque Ávila le había demandado por no pagarle dos casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de marzo de 2011