Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá un nuevo puerto deportivo de lujo junto al hotel Vela

El Ayuntamiento aprueba el plan desarrollado por la Autoridad Portuaria - El Moll dels Pescadors será reformado totalmente y tendrá una zona de ocio

Para un gran hotel, un muelle de lujo. La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó ayer una nueva transformación de la zona del Port Vell que pemitirá, entre otras cosas, la construcción de una marina deportiva, con capacidad para 400 embarcaciones, cerca al hotel W. El plan, propuesto por la Autoridad Portuaria, también incluye la construcción de zonas de ocio allí y en el Moll dels Pescadors, donde está la torre del reloj. El Puerto realizará todas las obras.

El muelle contará con 150 amarres para barcos de mediana y gran eslora, según una portavoz del Puerto. El recinto estará enmarcado por un gran paseo marítimo, que se conectará con el paseo de Joan de Borbó. Las otras 250 embarcaciones, más pequeñas, se guardarán en una marina seca, que será subterránea y sobre la cual se hará una plaza con restaurantes. Según la concejal Assumpta Escarp, que presentó ayer el acuerdo, "no serán lugares de ocio nocturno".

El complejo de la nueva bocana lo completa la futura sede de la clínica Barceloneta y tres edificios del arquitecto Ricardo Bofill que albergarán la sede de investigación de la marca Desigual y un centro de la Fundación Pasqual Maragall contra el alzheimer. Según el Puerto, también se ha cedido un local y una nave a la Fundación para la Navegación Oceánica, que organiza la Barcelona World Race.

El proyecto ha sido criticado por Ricard Gomà (ICV-EUiA), que aseguró que se trata de un paso más en "la privatización del litoral".

La Autoridad Portuaria había aprobado el plan en junio del año pasado, pero necesitaba el visto bueno del Ayuntamiento para poder ejecutarlo. La modificación cobija unos 155.877 metros cuadrados y prevé un total de 99.414 de techo. Assumpta Escarp explicó que se reducirá la edificabilidad de la zona en un 25% aunque, no se demolerán los edificios actuales, que mantienen la imagen marinera.

Según la portavoz del Puerto, aún no hay fecha para el concurso público que adjudicará la construcción de la marina, primer paso de la transformación. Aunque se desconoce el coste de toda la obra, con seguridad será uno de los negocios del año en la ciudad.

Lo que sí tiene precio es la reforma del Moll dels Pescadors, donde se encuentra la centenaria torre del Rellotge. Allí el Puerto se gastará 10,5 millones de euros en el derrumbe de la lonja de pescadores y la fábrica de hielo, la construcción de sus nuevas instalaciones y la adecuación urbanística de todo el muelle. Una gran pasarela elevada para peatones conectará ambos edificios con la torre, que es una construcción catalogada de interés, y permitirá a los peatones observar las actividades de los pescadores. Allí también habrá restaurantes, generando así una nueva zona de ocio en la ciudad.

El Ayuntamiento espera que esta obra se finalice antes de cuatro años. Se realizará por etapas para poder conciliar el trabajo diario de los pescadores con la construcción. Este proyecto tampoco tiene fecha de concurso.

Finalmente, el Puerto ampliará el Moll de l'Energia, también conocido como el "de inflamables". Esta reforma, según la portavoz, busca aumentar la capacidad de almacenamiento en seis hectáreas y permitir la llegada de buques cisterna de hasta 280 metros de eslora y 15 de calado. Tras estos cambios, según el Ayuntamiento, Barcelona se convertirá en una de las mayores terminales de productos biocombustibles y petrolíferos del Mediterráneo.

La Autoridad Portuaria invertirá allí nueve millones de euros y la empresa rusa Lukoil, en compañía de Meroil, invertirán otros 50 millones. En esta misma zona Gas Natural ya ha invertido 500 millones para su central de ciclo combinado.

Escarp también explicó que el gobierno municipal acordó, entre otros, crear un parque de cuatro hectáreas en el distrito de Horta, en los alrededores de la avenida del Estatut. Se prevé que esté terminado a mediados de 2012 y en él se invertirán 14,2 millones de euros. Mediante otra modificación urbanística, el Campus Nord de la UPC ganará 2.500 metros cuadrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 2011