Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT cree arriesgado ligar salarios y productividad

La propuesta alemana de ligar los salarios a la productividad es "claramente arriesgada". El sindicato UGT publicó ayer un informe para rebatir la idea, cada vez más respaldada, de que la productividad debería sustituir a la inflación como referencia en la revalorización de salarios. "Cuesta creer que los empresarios prefieran que las subidas salariales sean mayores en las etapas recesivas del ciclo que en las expansivas", asegura el texto.

Ese escepticismo se fundamenta en el carácter contracíclico que presenta la productividad en España. En épocas de contracción como la actual, este indicador -recoge la cantidad de producto que saca adelante cada empleado- crece mucho. El motivo es que el empleo cae con más fuerza que la producción en épocas de recesión, por lo que adecuar los sueldos a la productividad obligaría a las empresas a subirlos. En cambio, en épocas de bonanza, más propicias a las mejoras salariales, deberían permanecer más estables.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística revelan que en España ocurre justo lo contrario. Las ganancias de productividad (un 2% más en el último trimestre de 2010) no se están trasladando a los salarios, que caen ligeramente. UGT no rechaza del todo vincular los salarios a la productividad, pero sí para España: "Esta opción, que parece válida para los gobiernos de algunos países, puede encontrar hándicaps en economías como la española".

Sin sorpresas

El informe de UGT defiende el modelo salarial basado en la inflación como un marco que no depara sorpresas al empresario en cuanto a sus costes salariales. Para quitarle a ese marco el estigma de inflacionista, añade que en el periodo 2002-2010 los salarios solo han recuperado un 29% de la desviación de inflación. Y recuerda que el salario medio español figura entre los más bajos de los grandes países europeos.

El sindicato insta a ampliar el foco y abandonar el "análisis parcial de los costes salariales" que se deriva de la propuesta de competitividad lanzada por la canciller alemana Angela Merkel. La idea de desterrar la inflación real como patrón de subidas salariales es respaldada también por el Banco de España y por el influyente grupo de los 100 economistas, que mañana presentarán sus propuestas de negociación colectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de marzo de 2011