Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proxeneta organizó desde la cárcel el crimen de la mujer que le denunció

Acudió engañada a un falso encargo de trabajo para ofrecer sus servicios de estética en una vivienda de una urbanización cerca de Pamplona. Era la mañana del 25 de abril de 2009 y estaba acompañada por su hijo, de 13 años. Yamiled Giraldo, de 33, fue asesinada a tiros en plena calle, víctima de un crimen organizado por venganza y ejecutado por dinero. En 2002, la mujer había denunciado al dueño de un club de alterne y declarado en el juicio que acabó con el proxeneta en prisión. Desde allí, él mismo planificó y encargó su muerte. Ayer se conoció la sentencia, que condena a este hombre a 19 años de cárcel por inducción al asesinato y a tres años más por un delito de obstrucción a la justicia. Deberá además indemnizar con 800.000 euros a la familia de la víctima. Los dos autores materiales cumplirán 21 años por asesinato y siete meses más por tenencia ilícita de armas.

Tras dejar atrás varios empleos en distintos clubes, Yamiled Giraldo, de origen colombiano, había conseguido rehacer su vida. Se había casado y tenía cuatro hijos. Sin embargo, según su marido, ella temía la venganza. "Yo mismo le animé a denunciar a ese hombre y le decía: esto no es Colombia, sino otro país. Ahora me siento culpable", lamentó durante el juicio.

La sentencia considera probado que José L. L., de 51 años y vecino de Irún, planeó el asesinato poco antes de obtener el tercer grado y encargó a dos reclusos, Karlos I. M. y Pedro G. P. (condenados a 20 años y medio de cárcel como cooperadores) que buscaran los medios para llevarlo a cabo. Finalmente, a cambio de 8.000 euros, cometieron el asesinato Nira A. M., y Rodrigo S. S., autor de los disparos.

Durante el juicio, la acusación particular subrayó: "Era una mujer decente y valiente, que fue tiroteada por cumplir su obligación legal y moral de denunciar una explotación sexual. Y con su denuncia impidió que [el dueño del club] siguiera haciéndolo con otras mujeres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011