Educación avala la prohibición del velo en clase a una niña

Parece ya imparable que el nuevo colegio de Primaria de Arteixo (A Coruña) acuerde el lunes sancionar con una expulsión como mínimo de tres días a una escolar de 11 años por llevar el velo islámico en clase. La Xunta avala el reglamento interno del centro que prohíbe asistir a clase con cualquier prenda "que cubra la cabeza" y asegura, en una comunicación escrita remitida a instancias del colegio, que esa norma sobre la indumentaria es perfectamente legal. No contraviene "la legislación orgánica y autonómica, y tampoco "ninguna otra norma de carácter legal o reglamentario", asegura la Consellería de Educación. Mientras "no se modifique ese reglamento, son de aplicación las medidas correctoras establecidas en él", es decir, una expulsión de entre tres días a un mes, por "incumplir las normas de indumentaria".

Educación insiste en que el colegio está en "su derecho de autonomía y participación" para incluir en su reglamento interno todas las normas y sanciones que considere oportunas. Para la consellería que dirige Jesús Vázquez, el centro no infringe ninguna ley. Establecer, como decidió este colegio de Arteixo, "que en las aulas se mantendrá la cabeza descubierta y no se permitirán boinas, viseras o paños en la cabeza, ni otras que la cubran" no contradice, según Educación, ninguna ley ni derecho a la educación o la libertad religiosa. "Estar en clase con la cabeza descubierta no es una cuestión religiosa", insiste el colegio. No obstante, antes de convocar para el lunes el consejo escolar extraordinario con el fin de adoptar sanciones contra la menor, urgió a la Xunta a asegurarle por escrito que actúa dentro de la ley.

Derechos

Los padres de la alumna entienden que se vulneran sus derechos fundamentales y acudirán a los tribunales. La propia norma del centro establece la obligación de "respetar la libertad de conciencia, convicciones religiosas, morales o ideológicas" de los alumnos, alegan los padres de la niña.

El colegio es el único de Arteixo, donde reside la más antigua y numerosa comunidad musulmana de Galicia (500 personas sobre un total de 30.000 habitantes), que adoptó este tipo de prohibición. Hay otros centros en Galicia que no permiten estar en clase o incluso entrar en el recinto escolar con la cabeza cubierta aunque especifican en sus reglamentos "excepto por motivos religiosos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS