Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

300 cargos a dedo, 15 millones de euros

El portavoz de Compromís, Enric Morera, preguntó ayer por el número de personas colocadas a dedo en la Generalitat en esta legislatura que está a punto de acabar. Y Camps respondió que el 0,001% de todas las que trabajan en la Generalitat.

Morera, que venía preparado para una respuesta extemporánea como la recibida, sacó sus cuentas y tradujo lo que representa el 0,001%: un total de 300 personas puestas a dedo que cuestan 15 millones de euros al año.

Y lo cierto es que Camps no rebatió los números, sino que se dedicó a descalificar a los diputados de Compromís en un intento de apartar el foco del personal de designación libre que ha nombrado su Administración.

En su explicación sobre el personal de confianza nombrado por Camps, Morera denunció que la corte del jefe del Consell está integrada por 110 personas de confianza, 17 directores de parques naturales, 45 coordinadores de bolsas de trabajo y los altos cargos que, en conjunto, elevan hasta 300 el número de personas colocadas a dedo.

El diputado de Compromís explicó que, además de este personal nombrado a dedo en la Generalitat, hay un total de 15.000 personas contratadas en las sociedades mercantiles y empresas públicas del Consell que, con una retribución media anual de 20.000 euros, en 2009 suponían una partida en personal de 430 millones de euros.

"La gran mayoría no ha pasado un proceso de selección adecuado y son elegidos por el método de la entrevista. Muchísimos, y lo dice la Sindicatura de Comptes, son contratados a dedo". Para Morera, "a las contrataciones arbitrarias se suma la privatización masiva del servicio sanitario o los conciertos educativos, donde con dinero de la Generalitat se pagan los puestos de trabajo en los que entran a trabajar los amigos del propietario".

Según Morera, "la fórmula para ganar las elecciones es tener a 15.000 personas contratadas a dedo, controlar los medios públicos y anular las televisiones que no son de su acomodo como si fuera un dictador". "Es de manual la centrifugación que han hecho de la función pública valenciana", sentenció.

El presidente de la Generalitat no quiso entrar en las cifras concretas, tan solo afirmó que preside la Administración "más barata de toda España y la que tiene menos funcionarios por cada 100 habitantes, con un número de altos cargos que supone la mitad de los de la Comunidad de Madrid y muy por debajo de la mitad que Andalucía o Cataluña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011