Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUICIO POR TRATO DE FAVOR FISCAL

Dos peritos dicen que Ibarra no justificó ingresos por 337.000 euros

Los expertos rechazan la explicación que ofreció el exjefe de la Inspección

"Lo relevante es que se ha gastado dinero en efectivo y el origen no está demostrado". Francisco Barainca, el funcionario de la Hacienda de Vizcaya que investigó la situación económica de Juan Ramón Ibarra y de su padre, Ramón Ibarra, ratificó ayer el origen injustificado de 337.000 euros en las cuentas del exjefe de la Inspección Fiscal. Por ello, se le imputa cohecho (soborno), uno de los cinco delitos por los que está encausado por presunto trato de favor a contribuyentes. Ibarra, en cambio, ha aducido que ese dinero se lo dio su padre "a lo largo de cuatro o cinco años [a finales de los 90 y principios de 2000]" en billetes que guardaba en un armario y que se los devolvió en 2003 "de una vez y en billetes de 500 euros". Una práctica de uso de dinero negro que sorprendió en el juicio al tratarse del máximo responsable de vigilar el fraude fiscal en Vizcaya.

La fiscalía considera que ese dinero muestra el soborno a Ibarra

La perito de la defensa recalca que "no hay pruebas" contra el acusado

El patrimonio de Ibarra y su padre centró ayer la vista que se celebra en la Audiencia de Vizcaya desde el 17 de enero. El funcionario Francisco Barainca, que realizó el informe pericial a petición del juez instructor, relató que el principal imputado tuvo "cuantiosas propiedades" cuando dirigía la Inspección Fiscal, entre ellas siete inmuebles. Sobre su padre Ramón, fallecido en 2003, expuso que tenía tres cuentas, dos depósitos y un tercio de una vivienda heredada. Relató que con la renta durante su vida y la pensión anual de 13.000 euros "difícilmente pudo acumular una cantidad así de dinero", en alusión a los 337.000 euros que Ibarra asegura que le prestó. "Más allá de ser dinero negro o no, su padre nunca tuvo capacidad para prestarle 337.000 euros", aseveró.

Al analizar las cuentas del principal imputado, su esposa e hijos, el perito aseguró que los gastos e inversiones suman más de los ingresos de Ibarra. "Si me dicen que viene de un préstamo [el de su padre], eso nos lo tenemos que creer o no". Agregó que uno de los "grandes fallos" de la instrucción judicial es no haber ampliado la investigación al patrimonio de familiares de Ibarra, que Barainca aseguró planteó al juez. La defensa trató de cuestionar los argumentos del perito, quien reconoció que, en su informe, no realizó una "foto fija" del patrimonio que tenía Ibarra en 1998.

Cristina Urcelay fue la otra perito que analizó específicamente las cuentas del padre del exjefe del Fisco vizcaíno, con una pensión mensual de 900 euros, a los que se añadían otros 300 de su esposa por una pensión de invalidez. "No es lógico ni razonable que el padre de Ibarra tuviera esa elevada cantidad con su perfil económico", dijo. El letrado de Ibarra puso en duda sus aseveraciones.

- "¿Si Ramón Ibarra hubiera tenido el dinero antes, habría podido ser detectado?, preguntó

- "No", respondió la perito. Según Francisco Barainca, desde 1970 no existe ningún ingreso significativo para el padre del imputado en las bases de datos de la Hacienda vizcaína.

En la sesión de ayer, también declaró Margarita Bidegorri, perito presentada por la defensa de Juan Ramón Ibarra, quien avaló la hipótesis del préstamo de su padre para justificar los 337.000 euros de ingresos. "No hay prueba documental que diga que no es cierto que no recibiera ese dinero. Nos moveríamos en el mundo de la nebulosa; no hay argumentos a favor ni argumentos en contra".

Explicó que los dos préstamos, de 194.000 euros y 190.000 pedidos por Ibarra en diciembre de 2002 y enero de 2003, sirvieron, como ha sostenido el exjefe de la Inspección, para devolver el dinero a su padre. "Tiene bastante sentido el hecho de que hay una deuda", explicó. "Ninguno de los que conoce el mundo fiscal hubiera hecho ese movimiento pretendiendo borrar unas actuaciones previas". El juicio quedará hoy visto para sentencia con las conclusiones de la fiscalía y las defensas de los cuatro imputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2011