Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La vitalidad de las ideas de Marx

Jaar plantea en Sevilla la vigencia del pensamiento del filósofo con una muestra

El hombre unidimensional, de Herbert Marcuse, El planeta enfermo, de Guy Debord, La dominación masculina, de Pierre Bourdieu... Las portadas de los libros destacan sobre una gran mesa en una sala de paredes y suelo rojos. Cerca de 500 títulos que giran en torno a Karl Marx (Tréveris, Alemania, 1818-Londres, 1883) guardan un formidable pensamiento potencial. Son obras que ayudan a entender el mundo. En la sala de lectura hay varias butacas que invitan a sentarse y reflexionar. Los libros forman parte de la exposición Marx Lounge, que se inaugura hoy martes en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Alfredo Jaar (Santiago de Chile, 1956) presenta esta muestra, que estará abierta en Sevilla hasta el 15 de mayo. La obra nació para la Bienal de Liverpool en septiembre de 2010. Esta es la primera versión en castellano de Marx Lounge.

El artista chileno diseña una instalación con cerca de 500 libros

Una sala de lectura con butacas invita al público a la reflexión

Entre la entrada de la exposición y la sala de lectura hay un espacio en el que se pueden contemplar distintas ediciones en varios idiomas de El capital y el Manifiesto comunista, dos obras fundamentales de Marx.

Jaar, que reside en Nueva York desde hace 30 años, ha creado su instalación artística tras percibir que la crisis económica ha hecho resurgir el pensamiento del filósofo alemán. "Cuando ocurrió la crisis financiera mundial, en EE UU y en Europa surgió inmediatamente en la prensa financiera un interés marcadísimo por retornar a Marx. Eso me pareció fascinante. Me pareció irónico que Marx, que había predicho esta crisis financiera y que había sido totalmente anulado por el discurso capitalista, fuera traído de vuelta por ese mismo discurso capitalista. Ese nuevo interés por Marx lo logró la derecha capitalista y no la izquierda. Eso me pareció una ironía porque fue esa misma derecha la que había eliminado a Marx del discurso sobre el mundo y las finanzas", explica Jaar, un artista conceptual entre cuyas instalaciones es célebre la dedicada a Sierra Pelada (Brasil). Sus fotografías retrataron a mediados de la década de los ochenta el trabajo de hombres al borde de la esclavitud. Tras su estancia en Brasil, Jaar recogió imágenes de una industria de alta toxicidad en Nigeria que fueron la base de la exposición Les Magiciens de la Terre.

"Creo que en los últimos 30 años se ha hablado de la muerte de la izquierda. El capitalismo ha triunfado. La ideología de la derecha es la ideología del mundo. Asistimos a cómo China se mueve hacia un capitalismo salvaje. India y los rusos hacen lo mismo. En todas partes se habla de que no hay líderes de izquierda. Lo que ha pasado es que la ideología imperante es la de una extrema derecha xenófoba con aires de fascismo que ha tomado el paisaje mediático. Hay una derecha económica que hizo lo que quiso durante 30 años y una izquierda débil a la que lo único que se le ocurrió hacer fue acercarse al centro tratando de encontrar una audiencia, un público. El pensamiento de izquierda no tiene compás en el mundo contemporáneo. Sin embargo, si lees a Marx y a Gramsci y a todos los pensadores contemporáneos, descubrirás que hay una verdadera revolución cultural, política y filosófica que ha tenido lugar en estos últimos 30 años. Está todo en la mesa. Es una cantidad extraordinaria de información. Son modelos muy creativos de pensar el mundo. Y sin embargo, me parece que hay una brecha gigantesca entre lo que hay aquí, en la mesa, y la realidad social. Un intento de cerrar esta brecha es ofrecer Marx Lounge", comenta Jaar.

El artista chileno define su instalación como "una obra que invita al diálogo y que va a completar el público". "Esta obra tiene dos momentos. El primer momento es que es una obra puramente conceptual. Una sala vacía con un enorme potencial de cambio revolucionario en el mundo. Toda la inteligencia del ser humano está contenida en estos 20 metros cuadrados de mesa. En este sentido, es una obra de arte puramente intelectual, donde están descritos, analizados y predichos los grandes temas de la humanidad. El segundo momento es cuando elementos del público recogen el potencial de esta obra y lo activan. Ese segundo momento va a producirse cuando la gente se siente a leer", concluye Jaar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2011