Entrevista:MAITE PAGAZAURTUNDUA | Presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo | La nueva izquierda 'abertzale'

"Parte de la sociedad vasca sufre síndrome de Estocolmo con ETA"

En la semana en que se cumplían ocho años del asesinato de su hermano Joseba a manos de ETA, Batasuna anunciaba que se reconvierte en Sortu, un partido que rechaza la violencia etarra pero evita mencionar sus crímenes pasados. Maite Pagazaurtundua (Hernani, 1965), filóloga, ex parlamentaria socialista, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, huye del entusiasmo.

Pregunta. Usted ha mostrado desconfianza hacia el paso dado por el nuevo partido abertzale. ¿Porque no es suficiente o porque no es creíble?

Respuesta. Si es creíble o no, se verá con el tiempo. Lo que está claro es que es insuficiente. Para que Juan José Petrikorena, Joseba Permach o Rufi Etxeberria, encausados como agentes de ETA, demuestren que ya no son lo que eran, tienen que condenar ese pasado y pedir a ETA su disolución. La sociedad vasca necesita esa condena para sacarse el espantajo del encantamiento del miedo. Ese enorme síndrome de Estocolmo que, como rehén del terror, ha sufrido una parte importante de la sociedad. Necesitamos edificar sobre bases sólidas el futuro. Es una operación muy delicada.

"Para demostrar que ya no son lo que eran, tienen que condenar su pasado"
"Del Gobierno espero una actitud prudente, inteligente y responsable"
Más información
Sortu comunicó a ETA que condenaría la violencia
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Si Sortu condenara la violencia pasada de ETA y pidiera su disolución, ¿sí apoyaría su legalización, o es partidaria de imponer una cuarentena para comprobar que no hay vuelta atrás?

R. La condena del pasado y la petición de disolución de ETA sería el principio de algo sólido. Ese es el umbral en el que hay que empezar a trabajar. Eso sí sería realmente histórico.

P. ¿Y eso sí sería motivo suficiente para legalizar...?

R. Es que no voy a entrar en eso. Yo no hablo desde el punto de vista judicial sino desde el histórico y sociopolítico.

P. Hay quien pide que se sea generoso con el paso de la izquierda abertzale para favorecer otros nuevos. ¿Qué opina?

R. La generosidad no les ha impulsado a dar ningún paso. Lo que les ha impulsado a dar pasos ha sido una política durísima, integral, de ilegalización, de descubrimiento de todas las trampas que sustentaban el tinglado de ETA. No ha sido la generosidad la que les ha hecho avanzar, todo lo contrario. Ha sido la firmeza.

P. ¿Ve algún avance en los estatutos de Sortu, o ninguno?

R. A ver, el cambio puede ser aparente o sustancial, ¿no? Y eso no lo vamos a poder saber inmediatamente. ¡Que son grandes jugadores! Jugadores de marketing político. ¿Cuántas veces han engañado a la opinión pública, a la sociedad y a los partidos con los que han hablado? Unas cuantas. ¿Nos tenemos que entregar ahora al entusiasmo desaforado? Parece prudente ser prudentes.

P. ¿Confía en que los jueces impedirán que Sortu concurra a las elecciones?

R. Yo confío en la justicia.

P. ¿Del Gobierno espera algo?

R. Espero una actitud responsable, prudente e inteligente.

P. ¿Hay algo que el Gobierno tenga en su mano y deba hacer para que no se presenten? ¿Usted le pide algo al Gobierno?

R. Yo respeto las instituciones. Si el Gobierno tiene competencias para impulsar que Batasuna se vea obligada a evolucionar más allá de lo que ha hecho, estará en su ámbito de influencia. Son importantes las condiciones de legalización o no, precisamente por el problema sociopolítico de fondo: una sociedad que ha vivido rehén de ETA y de su miedo. Tenemos que evitar nuevas camadas de jóvenes que se pueden convertir en asesinos nuevamente. Tenemos que liberar de su síndrome de Estocolmo a una parte importante de la sociedad. Y evitar que se dé impunidad histórica a lo que ha pasado. Conseguir que no haya que pactar con los asesinos colectivamente. Que las víctimas por fin puedan cerrar su duelo. Todos esos objetivos son mucho más importantes que el elemento puntual de la legalización.

P. ¿Euskadi sufre síndrome de Estocolmo con el terrorismo?

R. La sociedad vasca ha vivido bajo el poder del miedo de ETA. El shock del terrorismo ha hecho que mucha gente haya sido condescendiente con los asesinos y sus razones. Ha sido mucho más fácil que los líderes sociales de la sociedad vasca entendieran las pequeñísimas causas de los presos de ETA que las grandes causas de las víctimas, que han sido ninguneadas y que aún no han sentido de verdad el calor de la sociedad; si bien sí, en los últimos tiempos, el de las instituciones. Es una sociedad aquejada de una cronificación del miedo. Eso es lo que tenemos que ayudar a quitar. El fin del terrorismo tiene que ayudar a superar ese enorme problema de insensibilidad.

Maite Pagazaurtundua.
Maite Pagazaurtundua.JAVIER HERNÁNDEZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS