Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El problema de la calidad del aire

Leganés y Coslada también superan los límites legales de contaminación

Dos grandes localidades de la región rebasan los niveles de dióxido de nitrógeno establecidos por la UE en porcentajes similares a la capital

Vista de Coslada, donde los niveles de contaminación superan los límites impuestos por la Unión Europea.
Vista de Coslada, donde los niveles de contaminación superan los límites impuestos por la Unión Europea. SAMUEL SÁNCHEZ

Los niveles de contaminación de Leganés (186.000 habitantes) y Coslada (90.000) son ilegales. Superan, igual que los de la ciudad de Madrid, los límites impuestos por la normativa europea en cuanto a contaminantes, en concreto en cuanto a contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2). Lo ha hecho público un informe que Ecologistas en Acción presentará hoy. En él se hace un recuento de la situación de las 23 estaciones de la Red de Medición de la Comunidad de Madrid durante el año 2010, el primero en que los límites son de obligado cumplimiento.

La contaminación por NO2 de ambas localidades supera la media anual que marca como máxima la Unión Europea, que es de 40 microgramos por metro cúbico. El máximo "para lograr una adecuada protección de la salud humana", como expone el informe de Ecologistas en Acción. Leganés registró 44 microgramos, los mismos que la capital. En Coslada los niveles son aún más altos, de 46 microgramos.

Además, Leganés incumple otra parte de la normativa europea. La UE exige no superar el nivel de partículas contaminantes PM10 en el aire durante más de 35 días al año un máximo de 50 microgramos por metro cúbico. Leganés tuvo 37 días en 2010. También cruzó el límite Alcalá de Henares, con 47 superaciones del valor límite. El caso más espectacular es el de Torrejón de Ardoz (118.000 habitantes) que prácticamente duplica los límites al superarlos 65 días.Otra de las sustancias nocivas de las que trata el informe de Ecologistas en Acción es el ozono troposférico. En este caso son muchas más las localidades que sobrepasan los límites de la UE: Alcalá de Henares, Alcobendas, Colmenar Viejo, Majadahonda, Guadalix de la Sierra, Algete, El Atazar y Orusco.

Desde los consistorios contaminantes dan respuestas similares. Torrejón de Ardoz y Leganés dicen que la mayor parte de la contaminación les llega desde Madrid. En el caso de Torrejón, además, aseguran que el estar situados en un valle -y tener una base aérea- empeora la situación. "Aunque es algo que pasa desde hace años", argumentan desde el Consistorio.

Las 23 estaciones están repartidas por distintos municipios de la Comunidad de Madrid, dejando fuera la capital. Están situadas en Getafe, Leganés, Alcalá de Henares, Alcobendas, Fuenlabrada, Móstoles, Torrejón, Alcorcón, Coslada, Colmenar Viejo, Majadahonda, Aranjuez, Collado Villalba, Arganda, Villarejo de Salvanés, San Martín de Valdeiglesias, Rivas Vaciamadrid, Guadalix de la Sierra, Algete, Valdemoro, El Atazar, Villa del Prado y Orusco.

Como recalca Ecologistas en Acción en su informe, aunque pocas estaciones rebasen los límites marcados por la Unión Europea, todas ellas, excepto la de Alcobendas, superan los máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son más estrictos en el caso de las partículas contaminantes y del ozono.

Desde la Consejería de Medio Ambiente afirman que la calidad del aire "ha mejorado" en 2010 y que "nunca se han superado los niveles de alerta". La alternativa a la contaminación "producida en su mayoría por el tráfico" no es sencilla, aseguran, aunque apuestan por el transporte público y por seguir cumpliendo las 106 medidas que establecieron en 2005 en su llamado Plan Azul para mejorar la calidad del aire.

Sin embargo, para Ecologistas en Acción el problema de la contaminación del aire en la Comunidad es "una situación crónica", y las medidas del Plan Azul, "un rotundo fracaso". Para ellos, la contaminación podría haberse reducido en el año 2010 por dos factores: la disminución en el consumo de combustible por tercer año consecutivo, circunstancia que achacan a la crisis, y las precipitaciones del pasado año, que favorecen "la dispersión de los contaminantes".

Aunque para ellos el problema es de base: "El diagnóstico de partida no reconoce claramente que la Comunidad de Madrid tiene un serio problema de contaminación atmosférica. Es evidente que si no se reconoce un problema, difícilmente se puede solucionar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2011