Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años de caos por la ley de las calderas de carbón

La Abogacía del Estado resolvió que la norma no exigía cambiar las calderas

Este invierno no será el último al calor del carbón. La obligatoriedad de cambiar las calderas del mineral negro antes de enero de 2012, tan aireada en los últimos tres años, se debió a un error del Ministerio de Industria y de la Comunidad de Madrid en la interpretación del reglamento. Los cerca de mil edificios que aún usan carbón en la región podrán seguir echando humo.

El caos que fue pasando de administración en administración nació en el propio Ministerio de Industria, a pesar de ser el autor de la norma. Después de que el Consejo de Ministros aprobase en 2007 el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), Industria destacó en una nota de prensa que "las calderas de carbón estarán prohibidas a partir del 1 de enero de 2012".

"El RITE es enorme y no siempre puede ser claro", explicaron ayer desde el Ministerio. Pero en 2007, ante la claridad de la nota de prensa, la Comunidad dio por hecho que las calderas debían desaparecer e informó a todas las comunidades de propietarios para que se pusieran manos a la obra.Al menos 450 edificios sustituyeron sus calderas de carbón por otros combustibles, la mayoría gas natural. En la calle de Bretón de los Herreros, número 56, María del Carmen Garrido aún echa de menos su caldera y los inviernos en manga corta en su casa. Para ella la eficiencia energética y la cuestión ambiental no eran suficientes para dejar el calor del carbón. "Nos obligó la Comunidad y nos dijeron que nos podrían multar si no lo hacíamos", dice Garrido.

Su comunidad de vecinos, como las otras 450, se acogió al plan renove del Gobierno regional para la sustitución de las calderas. Unas ayudas que, aunque estaban en vigor desde 2004, se aumentaron a raíz del reglamento mediante un acuerdo de la Comunidad con Gas Natural.

Tanto las empresas suministradoras de carbón, que veían con estupor cómo se les acababa el negocio, como el Gobierno central y el regional -que también interpretó mal la ley, dicen ahora que por un texto "confuso"-, creyeron durante tres años que este sería el último invierno de las calderas.

Tuvo que ser la Abogacía del Estado quien deshizo el entuerto en febrero de 2010. La abogacía dictaminó que las instalaciones que precisasen hacer reformas para cambiar de fuente de energía podrían seguir funcionando con carbón a partir de 2012. El caso de la mayoría.

La poca difusión que tuvo el dictamen no llegó a las comunidades de propietarios. Ante las distintas informaciones sobre el tema, incluidos los anuncios de algunas empresas de instaladores de gas que aún ahora advierten de la obligatoriedad del cambio y meten prisa para evitar problemas de "última hora", una comunidad de propietarios pidió información al Gobierno regional. La contestación de la Comunidad, que al fin reconocía que la obligatoriedad no era tal, fue difundida por el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid entre todos sus asociados el domingo.

Acabadas las malas interpretaciones, muchos distribuidores y propietarios respiran tranquilos. No lo harán, sin embargo, los vecinos de los edificios que rodean los dos inmuebles de la calle de Doce de Octubre (Retiro) que aún tienen calderas de carbón. Como ayer dijo el portero del número 40, tendrán que seguir sin abrir las ventanas por las mañanas para evitar los malos humos que desprenden las chimeneas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011