Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tierno en el corazón

Se han cumplido 25 años de la muerte de Tierno Galván, primer alcalde elegido después de la ominosa dictadura. La mañana de enero en que se celebró el entierro fue la única vez en mi vida académica que mi madre me sacó del colegio para ir, con toda mi familia y con las gentes de mi barrio, de la periferia madrileña, al entierro del profesor, del alcalde, del abuelo de todos los madrileños que, como yo, sentimos su muerte. Ese día, todavía siendo pequeño, me di cuenta de que un político podía suscitar el reconocimiento de un pueblo y una verdadera emoción colectiva. Tierno representó la esperanza, las ideas al servicio del funcionamiento democrático, el respeto, la tolerancia de verdad sentida y practicada, la creencia en el ser humano. Hoy, 25 años después, cuando la política y los políticos se han destruido sistemáticamente desde los años noventa, con una intención muy clara de desmovilización ciudadana, conviene recordar a políticos y ciudadanos que otras formas son posibles, que la honestidad tiene sentido, que la política es la única forma legítima de cambio, que todo lo que no sea política será caos y violencia.

Es el momento en que, después de 25 años, nuestros hijos recuerden a un político estimable de hoy, que le recuerden con la emoción y la esperanza con que yo recuerdo a mi alcalde, a don Enrique Tierno Galván.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2011