Los diputados mudos

Los parlamentarios ignoran los intentos de los ciudadanos por comunicarse

La mayor parte de los diputados de las Cortes Valencianas oculta su correo electrónico. Y los que lo hacen público no responden a los mensajes. Los miembros del Parlamento autonómico no solo no aprovechan las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mantener un contacto directo con los ciudadanos a los que representan, sino que ignoran los intentos realizados por estos para comunicarse. La Plataforma Ciutadana Govern Obert lo ha comprobado con un experimento de campo pensado para medir su accesibilidad. "Las no respuestas y en particular el hecho de que nuestros correos electrónicos hayan sido devueltos tiene la misma gravedad que si una carta enviada a nuestros representantes nos es devuelta sin tan siquiera haberla abierto", afirman.

En su séptima legislatura las Cortes tienen 99 diputados. Según la investigación de Govern Obert, 23 de los 54 parlamentarios del PP (es decir, el 42,6%) incluye la dirección de mail en su ficha pública de la web del Parlamento. En el PSPV-PSOE lo hacen 14 de 38 (el 36,8%). En Compromís, sus cuatro diputados (100%). Y en el grupo de no adscritos, solo uno de tres. Pero esos porcentajes de supuesta accesibilidad resultan en la práctica irrelevantes.

El 14 de diciembre, la plataforma ciudadana envió un correo a los 42 diputados cuya dirección está disponible en la web del Parlamento. En el mensaje se les explicaba la iniciativa de Govern Obert, que pretende eliminar las trabas que impiden a los ciudadanos "acceder a la información en manos de las instituciones públicas" de la comunidad autónoma y se les solicitaba su apoyo para conseguirlo. La transparencia, destacaba el texto, contribuye a que los ciudadanos se formen una opinión sobre las cuestiones públicas, y representa una primera barrera frente a la corrupción.

Seis correos fueron inmediatamente devueltos (todos de representantes del PP, entre ellos los de los vicepresidentes del Consell Gerardo Camps y Juan Cotino), "lo que indica que: o bien están los buzones llenos o bien no son direcciones válidas". Al cabo de una semana, ninguno de los otros 36 diputados había contestado.

"Los ciudadanos tenemos derecho a comunicarnos con nuestros representantes, a presentarles nuestras preocupaciones y peticiones y a que se nos responda en un plazo razonable", afirma la plataforma, que pone como ejemplo las muchas formas de comunicación que existen con los diputados del Parlamento Europeo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS