Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias recurren la entrega en el hospital de 250 medicamentos

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cacof) ha presentado un recurso de alzada contra la decisión de la Consejería de Salud de dispensar en los hospitales alrededor de 250 fármacos de tratamientos oncológicos y de fertilidad que hasta ahora se vendían en las boticas.

Los farmacéuticos aseguran que, en este caso, su oposición no tiene una base económica, ya que estos medicamentos, aunque son caros, dejan un margen de beneficio muy reducido a las boticas. Lo que sí notará el sector será una caída en la facturación. Según el Cacof, las farmacias andaluzas dejarán de facturar unos 90 millones de euros al año con este cambio en la forma de dispensación.

Con todo, los farmacéuticos insisten en que el perjuicio económico es el que menos les preocupa. La resolución del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que entra en vigor mañana, tiene otros inconvenientes, según el Cacof, como la pérdida de competencias para los farmacéuticos y un perjuicio para el paciente, que tendrá que acudir a partir de ahora a un hospital a recoger su medicación en lugar de hacerlo en cualquier farmacia.

"Uso hospitalario"

El recurso de alzada ante la consejería argumenta también una invasión de compentencias estatales por parte de la Junta. La Ley General de Sanidad establece que la dispensación de medicamentos corresponde a las boticas con la excepción de aquellos que exijan "una especial vigilancia, supervisión y control". Y en esta categoría sólo entran, según el Cacof, los llamados fármacos "de uso hospitalario", entre los que no están, advierten los farmacéuticos, "la gran mayoría" de los medicamentos que Salud ha sacado ahora de las boticas. El recurso del Cacof se limita a estos fármacos.

La Consejería de Salud no comparte estos argumentos. La resolución dictada el pasado 22 de diciembre por el gerente del SAS, José Luis Gutiérrez, justifica la medida en que estos fármacos precisan "su utilización segura y, por tanto, que su dispensación en el SAS se reserve a sus centros hospitalarios".

La Junta espera también conseguir con la medida un ahorro de 19 millones de euros (ocho de los antitumorales y 11 de los tratamientos de fertilidad), ya que supone eliminar los costes de distribución y el porcentaje correspondiente a los farmacéuticos y posibilita negociar con los laboratorios un descuento por la compra a gran escala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2011