Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Problemas en las candidaturas socialistas

El PSC de Barcelona libra a Tura de los avales para facilitar las primarias

La ex consejera no necesitará el 40% de firmas para medirse al alcalde Hereu

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, arranca la contienda de las elecciones primarias con un gesto nada desdeñable hacia su rival, Montserrat Tura. Ayer, a iniciativa del propio alcalde, la Federación de Barcelona decidió perdonar a la ex consejera el 40% de avales de la militancia que exige el reglamento interno sobre primarias del partido. Nada menos que 1.600 firmas que incluso Tura reconocía el jueves que le podían dejar a las puertas de ser candidata a la alcaldía. Técnicamente lo que ocurrió durante la reunión fue que el primer secretario de la federación, Carles Martí, pidió a la ejecutiva que avale a los dos candidatos.

La idea del alcalde Hereu es saltarse las semanas de recopilación de apoyos e ir a barraca: a discutir sobre Barcelona. Entiende que su experiencia en la gestión de la ciudad, ahora como alcalde y anteriormente como concejal de distrito, le da ventaja sobre su rival. Con todo, oficialmente la campaña de las primarias no arrancará hasta el viernes 4 de febrero.

Las elecciones para elegir el candidato se celebrarán el 19 de febrero

La fecha de las elecciones será el sábado 19 de febrero. Lo decidió ayer la Comisión Electoral, que agrupa a la cúpula del PSC y representantes de todas las agrupaciones territoriales. La misma comisión ratificó que en las primarias tengan el mismo valor el voto de los militantes (algo más de 3.600 en Barcelona) que el de los simpatizantes (algo más de 8.000).

Si el jueves fue Hereu quien pidió neutralidad al aparato de los socialistas catalanes, ayer fue Tura quien exigió la misma actitud a la Federación de Barcelona, alineada sin fisuras con Hereu desde hace meses. De toda la federación, con todo, quedará fuera del equipo de colaboradores del alcalde el primer secretario de la agrupación y amigo y estrecho colaborador de Hereu, Carles Martí. La decisión se toma precisamente en pro de la neutralidad, aunque Martí expresó el jueves su apoyo al alcalde en la presentación de una publicación que celebra el balance del último mandato municipal.

La sorpresa en las elecciones municipales de la capital, Montserrat Tura, mantuvo ayer su firmeza en negar que sea la candidata del aparato del partido. Es más, aseguró que a la dirección del PSC no le ha gustado la idea de que se haya lanzado a disputar la candidatura al alcalde. En cambio, reprochó a Hereu que él sí relevó al anterior alcalde de Barcelona, Joan Clos, por decisión del aparato. Y que igual ocurrió con el propio Clos cuando relevó a Pasqual Maragall. Se da la circunstancia de que en Barcelona Clos y Hereu heredaron la alcaldía a medio mandato y no tuvieron que someterse a las urnas hasta un tiempo después.

Hereu, con todo, sigue demostrando fair play y no respondió a la provocación de Tura. Sigue apareciendo en público afirmando que está encantado de que se vayan a celebrar primarias y que tiene ganas de comenzar a debatir ya mismo sobre la ciudad. Ayer por la tarde, durante una inauguración, aseguró que los barceloneses y los proyectos de mejora de la ciudad le animan a "afrontarlas con ilusión".

Desde la calle de Nicaragua, el líder de los socialistas, José Montilla, llamó por la mañana a los dos candidatos y, en sendas reuniones con ellos, se comprometió en nombre del partido a mantener la neutralidad. Montilla les pidió además que lleven a cabo un "debate constructivo entre modelos y propuestas" que sirvan para "contraponerlas de forma clara a la Barcelona que ponen Convergència i Unió y su candidato, Xavier Trias", a quien las encuestas dan por vencedor. Dos de los concejales del PSC en el ayuntamiento de Barcelona, Jordi William Carnes y Montserrat Ballarín, expresaron ayer su apoyo a Hereu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2011