Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MONTSERRAT TURA | Nueva batalla de primarias socialistas

Una política ambiciosa, inconformista e infatigable

Cuando le dicen a Montserrat Tura que es ambiciosa, responde: "Si no lo fuera no estaría aquí". Lo es. Por inconformismo, argumenta. Por afán de mejorar las cosas, "de que las cosas vayan bien, no de que a mí me vaya bien". Por inconformismo fue directora de hospital con 29 años, recordó ayer. Se presentó para presidenta de la asociación de padres del colegio de sus hijas. Y resultó elegida. Antes de la derrota histórica de los socialistas catalanes, el pasado 28-N, se postuló para relevar a José Montilla en la dirección del PSC, pero la dirección no le prestó oídos. Es del ala más catalanista del partido.

Nacida en Mollet del Vallès (Barcelona) en 1954 y licenciada en Medicina, Tura tiene dos hijas y presume de trayectoria como gestora en el ámbito municipal y en dos Gobiernos de la Generalitat. Fue 16 años alcaldesa de Mollet y no ha dejado ni dejará de vivir en su población natal. "Es un honor ser la hija de Can Pinyonaire de Mollet". No cometerá la "hipocresía" de empadronarse ahora en Barcelona, avisó ayer. Trabajadora infatigable, es de las que a las ocho ya están en el despacho y sigue activa entrada la noche.

Fue consejera de Interior en el Gobierno de Pasqual Maragall y de Justicia en el de José Montilla. En la primera se reveló defensora de los uniformes y en la segunda no se amilanó ante la avalancha de textos legales con los que se tuvo que familiarizar. Es de trato directo y firme, y muy activa en las redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de enero de 2011