Reportaje:Vida&Artes

La 'cazadería' gana siempre

Un constructor logra el récord de venado abatiendo un animal criado en una granja y alimentado con pienso - ¿Se puede considerar un trofeo? ¿Es caza o ganadería?

Ya hay nuevo récord de España de venado. La marca que obtuvo en 2004 el empresario Juan Abelló ha sido pulverizada por José Recio, un promotor inmobiliario de Sevilla. El análisis de ADN realizado en la Universidad de Córdoba certifica que el ejemplar, con una cornamenta de más de un metro y 12 kilos de peso, es ciervo ibérico puro. A falta de puntuación oficial, es seguro que dejará atrás las marcas anteriores de Abelló y del rey Juan Carlos.

El ciervo nació hace ocho años en una granja de Ciudad Real, donde vivió un año. El resto del tiempo lo pasó en una finca vallada de Sevilla en la que recibió pienso como suplemento por si le faltaba peso, por si un invierno llegaba duro. Fue abatido el pasado 20 de septiembre. No todos ven este sistema como totalmente limpio: ¿esto es caza o ganadería?

José Recio arrebata la marca a Abelló y al Rey gracias a la mejora genética
La pieza cobrada se crio para dar la máxima puntuación
"Hay quien busca un trofeo mayor que su vecino e hibrida perdices"
La caza solo es sostenible si promueve la selección natural

Conseguir un récord de España de venado no es nada sencillo. En España se matan anualmente más de 70.000 ejemplares, según Antonio Cañones, el gestor cinegético de la finca en la que cayó el ejemplar. Sin embargo, pese al elevado número de ejemplares que caen abatidos cada año, Abelló mantuvo el récord durante seis años. Antes que el empresario, el rey Juan Carlos obtuvo varias marcas que le mantuvieron en el primer puesto desde 1988.

"Se mide la longitud, el grosor, el peso, las puntas, la simetría, la belleza", explica Cañones. Después de cazado hay que dejar pasar tres meses para que la cornamenta se seque -puede perder algo de tamaño al deshidratarse- y hay que realizarle un test genético. Del análisis de ADN se encarga la Cátedra de Recursos Cinegéticos de la Universidad de Córdoba, que certifica que no es un ciervo mezclado con ejemplares traídos del Este de Europa, más grandes que los ibéricos.

La puntuación provisional -falta que lo confirme la Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza- del ciervo de Recio es de 236,4 puntos, frente a los 228 del de Abelló, uno de los grandes millonarios de España, ex socio de Mario Conde y que colecciona obras de arte y trofeos de caza por igual.

"Tiene 25 puntas y 39 rosetas, que son muchísimas para un venado", explica Cañones, que también conoció de primera mano los anteriores récords de España. Este recuerda que cuando vio el animal abatido pensó que era de récord, pero explica que a simple vista hay que ser muy experto: "Si la cornamenta hubiera tenido dos kilos menos y hubiera sido cuatro centímetros más corta habría perdido los ocho puntos de diferencia", señala.

El ejemplar fue diseñado y criado para tener una gran cornamenta. Nació en una finca en el Valle de Alcudia (Ciudad Real) propiedad de la empresa Gestión de Fauna Silvestre. El director técnico veterinario de la firma, Manuel Reglero, explica que en la finca hay casi 500 hembras de ciervo ibérico y que cada año vende ejemplares de un año por unos 1.100 euros cada uno. "La granja cinegética lleva 20 años. Seleccionamos genéticamente y mejoramos a los animales para mejorar los trofeos", explica Reglero.

En 2007, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino contabilizó 294 granjas cinegéticas en España, aunque en su anuario admite que solo dispone de datos de nueve comunidades autónomas. En las instalaciones de Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Murcia nacieron ese año 3.013 ciervos y 4.476 jabalíes. En total, estas instalacioens criaron 8.216 piezas de caza mayor, aún lejos de los 1,5 millones de aves, de las cuales casi un millón son perdices, la pieza más común.

Reglero explica que su trabajo es conseguir que los animales "no estén demasiado domesticados", que "mantengan cierto grado de silvestrismo". Los ejemplares más grandes son utilizados como sementales para ir mejorando la especie. La gestión es muy similar a la que realizan los ganaderos más que a la tradicional de la caza.

Recio ha ido comprando venados y llevándolos a su finca El Pimpollar, en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla). "La finca tiene unas 2.500 hectáreas de las cuales hay unas 1.000 dedicadas a rececho" para caza de venados, explica Cañones.

El ejemplar era conocido y se veía que iba para récord. Los animales reciben pienso para suplementar la alimentación natural. Recio, dueño del Grupo Recio, dedicado a la promoción inmobiliaria y que ganó mucho dinero con la burbuja inmobiliaria, salió el día 20 a cazarlo sabiendo a por lo que iba. Fue acompañado de un fotógrafo de la revista Caza y safari. El récord, pues, no fue ninguna sorpresa.

Juan Carranza Almansa, director de la Cátedra de Recursos Cinegéticos de la Universidad de Córdoba, explica que el récord ya se puede dar por seguro. El 21 de diciembre pasado, tres meses justos después del rececho, certificó mediante el ADN de la cornamenta que se trataba de un ejemplar ibérico puro.

El "filtro genético" fue implantado en 2000 para evitar que los venados del Este de Europa contaminaran las poblaciones ibéricas autóctonas. "Es un sistema pionero en Europa. Y este es un ejemplar puro", señala Carranza.

La genética está de parte de Recio, pero hay quien tiene dudas. ¿Un animal nacido en una finca, seleccionado durante generaciones y criado con pienso se puede considerar un trofeo de caza? Con el reglamento en la mano, sí. "Tiene una historia poco natural, pero la genética es autóctona", señala Carranza, un biólogo que cree que la caza debería caminar hacia sistemas de gestión más naturales: "Hay gente que tiene como afición únicamente tener trofeos mayores que los del vecino. Crían jabalíes y cerdos juntos, hibridan perdices...".

Christian Gortázar, investigador del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cree que el caso demuestra que "la caza es cada vez más ganadería": "Desde el momento en que, hace 20 años, se empiezan a vallar los cotos, lo primero que hacen los dueños es dar de comer a los animales y lo segundo es hacer una mejora de los ejemplares: una gestión ganadera".

Gortázar opina que es "lícito hacerlo, pero siempre que se considere ganadería. Hay animales que se crían para la lidia y otros para tener cuernos. Pero si es ganadería debería serlo a todos los efectos: incluido el control sanitario, algo de lo que ahora están exentos".

El problema es que quien quiera competir en trofeos recechando a campo abierto y abatiendo animales no criados ni seleccionados artificialmente difícilmente estará en pie de igualdad con los cazadores-ganaderos como Recio. "Es muy sencillo: si seleccionas genéticamente tendrás mejores trofeos", explica Gortázar, que apunta que algunos países distinguen a la hora de puntuar los trofeos entre los animales semi-domesticados y los silvestres.

Los ecologistas son críticos con la caza en general y con la cazadería en especial. "Si han dopado al ejemplar es un tema de sanidad animal más que cinegético. Esta forma de caza no es compatible con la conservación ni con la ética", afirma Miguel Ángel Hernández, de Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha.

Cañones, el gestor cinegético, discrepa: "El animal nació en una granja, pero después hay que enfrentarse a él y cazarlo. Yo fui dos veces a verlo a la finca y no lo conseguí. De manso, el animal no tenía nada. La prueba es que sobrevivió los ocho años".

Cañones defiende al 100% la gestión: "El dueño pudo cazarlo el año anterior, cuando ya se veía que iba a ser grande, pero se la jugó y esperó un año. En ese año puede herirse, enfermar... Tiene alimentación natural suplementada en ciertos momentos puntuales con pienso. No es nada fácil obtener un récord".

Este añade que el sistema es así en todo el mundo. Su empresa, afirma, trabaja en países como Australia y en buena parte de Europa, y en todas se crían los trofeos.

Alonso Álvarez de Toledo, marqués de Valdueza y presidente de la Junta de Homologación de Caza, no ve problema en la marca. "Hay que estudiar todo el historial del venado, pero que sea criado en una granja en principio no debe ser un problema".

Álvarez de Toledo admite que "si hay un trofeo criado de forma artificial se desvirtúa" la caza, pero insiste en que la Junta de Homologación "premia el trofeo, no al cazador". "Que alguien tenga una granja con trofeos de Hungría me parece perfecto, como el que cría toros franceses", añade.

El catedrático Juan Carranza insiste en que la caza como ganadería no es admisible ya que se afecta a especies de la fauna silvestre que son alteradas mediante selección artificial. Para que la actividad cinegética sea sostenible y compatible con la conservación es necesario promover las prácticas naturales y mantener la actuación de la selección natural. Carranza ve una esperanza en este sentido en la implantación de la certificación de la calidad cinegética, que exigirá prácticas naturales a los cotos de caza. "El control del ADN es un paso en ese sentido, pero no el único necesario".

Negocio millonario

- Licencias. En 2008 había en España 729.508 licencias de caza vigentes, según el último anuario estadístico del Ministerio de Medio Ambiente, que no tiene datos de todas las comunidades.

- 78.000 ciervos. En 2008 se cazaron en España 78.008 ejemplares de ciervo. Hay animales traídos del Este de Europa que a veces se mezclan con el ciervo autóctono. El valor total de los animales abatidos fue de 16,72 millones, según el ministerio.

- Caza mayor. El total de piezas de caza mayor abatidas el año 2008 fue de 226.994, con un valor estimado de 26,8 millones de euros.

- Sueltas. Al año se sueltan casi 1,8 millones de perdices para ser cazadas. Las llamadas granjas cinegéticas criaron 1.497 ciervos en 2008 y 1.138 jabalíes, cuyo destino es ser alimentados y abatidos, siempre según los datos del ministerio.

- Récord. El pasado 20 de septiembre, un promotor de Sevilla abatió un ciervo ibérico puro que supera, a falta de puntuación oficial, el récord vigente desde 2004. El animal nació en una granja en Ciudad Real.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS