Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DEL CONSUMO ELECTRÓNICO | CiberP@ís

Cuatro entre 2.700

La presencia de empresas españolas es mínima en la feria de Las Vegas

Más de 150.000 visitantes profesionales (la feria no está abierta al público) y 2.700 empresas representadas, pero solo cuatro son españolas. CES, la feria del consumo electrónico de Las Vegas clausurada ayer, está dominada por norteamericanos y asiáticos. La presencia española es raquítica.

La primera de las cuatro heroínas se llama MG Media . Acaba de dar el salto a Estados Unidos, abriendo sede en San Francisco. Da trabajo a 50 personas. Su acuerdo con Samsung en España les ha abierto las puertas de muchas empresas que buscan una marca blanca para gestionar y comercializar su videoclub en Internet.

Jerónimo Macanás es su consejero delegado. El año pasado vino a CES por primera vez. Quedó gratamente sorprendido y tomó una decisión arriesgada. "Todo giraba en torno a la televisión inteligente y cambié el rumbo de la empresa para crear una interfaz que sirviera para integrar contenidos en televisión, en el móvil, el ordenador y las tabletas", explica.

"Los contactos que se hacen aquí no los hay en ningún lado", dice Márquez Safelinq muestra el único móvil para sitios con gases inflamables

Macanás lamenta que no haya más españoles por aquí. "Esto es pura vanguardia e inspiración. Las oportunidades de negocio son amplias. Si tienes una buena idea, aquí te escuchan".

Por si no le escuchan, a Macanás se le ocurrió la idea de repartir vino y tortilla de patata por la mañana. Al menos, amigos hizo. "Antes de la tecnología me dediqué a la música, por eso sé que estos detallitos que crean personalidad son importantes", matiza.

El producto de Moovida , otra de las empresas españolas, es bastante parecido, aunque con otro modelo de negocio. Emmanuel Márquez, español aunque nacido en Francia, no ve fronteras cuando se tiene un producto que es novedoso. Puede que esa mentalidad le venga por ser hijo de inmigrantes.

Lo primero que llama la atención de Moovida es la sensación visual que crea. De manera rápida y atractiva, este software, disponible en descarga gratuita para el ordenador, muestra una biblioteca con más de 60.000 películas a las que cada día se suman más.

"Con solo pasar el cursor por encima se pueden ver los datos de la misma: actores, sinopsis... y, lo más importante: si la tenemos en el ordenador, se puede ver por streaming, pagando o gratis, según la calidad", explica con orgullo el padre de este software. Como en el caso de Macanás, Márquez tampoco entiende que las empresas tecnológicas españolas no aprovechen esta cita para exhibirse: "Dan muchas facilidades y los contactos que se hacen aquí no los hay en ningún lado. Son días muy intensos, pero que siempre traen beneficios".

El estand de Safelinq desprende, sobre todo, seriedad. La empresa hispano-holandesa es especialista en seguridad. Fabrican tanto programación como aparatos. Safelinq asegura que poseen el único móvil que se puede utilizar en sitios donde hay gases inflamables, por ejemplo. También fabrican otro terminal pensado para niños y mayores.

Raimon Santamaría, su director comercial, está satisfecho con el balance de la feria. "A la gente le gusta que exhibamos aparatos para mejorar el trabajo. Tenemos un móvil que solo se puede apagar a distancia o que nos sirve para hacer seguimiento de un furgón".

En su amplio catálogo destacan los terminales capaces de detectar caídas o falta de movimiento durante mucho tiempo. "Sirven tanto para personas con alguna discapacidad como para trabajadores solitarios, como puede ser un guarda forestal, un geólogo o alguien en una estación de esquí".

Una de las aplicaciones más exitosas de Safelinq funciona con el iPhone. Sirve para ir dejando y enviando un rastro a un centro de control. La idea, inicialmente pensada para cuestiones relacionadas con bancos y entornos de riesgo especial, está teniendo un éxito inesperado en el ámbito comercial.

Santamaría explica el motivo: "Muchos comerciales no indican bien las visitas realizadas y el jefe desconoce su trabajo. Gracias a esto sus jefes saben a qué clientes visitan y cuándo. Solo tienen que dar un toque antes de entrar en la oficina del cliente y la señal llega a la central".

Los aparatos los diseña Safelinq, pero se fabrican en China. Llevan años asistiendo a CES, a la feria alemana de CEBIT, y sobre todo a las ferias monográficas dedicadas a la seguridad.

El buscador de CES señala que hay una cuarta empresa española: ADN Acoustics, una firma barcelonesa que se ha especializado en cajas de sonido al más alto nivel. Y nada más. Demasiado poco para la duodécima potencia mundial.

Los curiosos cacharros de la cita

Decenas de miles de aparatos se exhiben en la feria de Las Vegas. Aparte de las grandes y afamadas firmas, que representan sus novedades en espectaculares shows, hay que escudriñar entre los largos pasillos de la feria para encontrar otros más humildes. Los estands chinos son especialistas en estos pequeños artilugios, pero no únicos. El pasado año triunfó Pocket Radar, un medidor de la velocidad de un lanzamiento o una carrera. En este, quizás, los cubos interactivos de Sifteo, un juego de lo más original.

- Teclado para aporrear. El tecnofetichista Richard Nagy, alias Datamancer, se dedica a fundir piezas victorianas con la tecnología. Es un amanuense techie que trabaja solo bajo pedidos personales y a unos precios también individualizados. Sus piezas son ya clásicas en esta feria.

- Piiii, te dejaste el móvil.

Bringrr es un aparatito que se enchufa donde el mechero del automóvil. Al arrancar el coche, avisa si el móvil no está cerca, o sea, que te lo has dejado en casa, en la oficina o en el bar. Milagros no hay, así que para que funcione, primero hay que configurar aparato y móvil. Cuesta 23 euros.

- Pulsera antifatigas. La pulsera de ReadiBand registra la fatiga mental en función de la calidad del sueño y calcula qué parte de la actividad cotidiana se realiza al mayor nivel de efectividad y cuándo baja por cansancio. Es uno de los muchos productos sobre salud presentes. La pulsera cuesta 143 euros y los informes de actividad por correo, siete.

- Tableta para bebés. Una tableta para que los niños se vayan adaptando. Se llama Vinci y tiene de todo (USB, micrófono, cámara, juegos, cómics 3D, música) menos wifi, para no dañar a los menores con las radiaciones, según el fabricante Rullingnet. Cuesta 370 euros.

- Cubos interactivos. Los cubos de Sifteo son interactivos. Sus caras -que son pantallas- cambian e interactúan cuando se acercan o alejan o según se coloquen. Se han convertido en uno de los productos más originales de la feria. Sus creadores, David Merrill y Jeevan Kalanithi, salieron del MIT Media Lab. Los cubos cuestan 76 euros, en promoción, aunque luego hay que descargarse los juegos de la tienda en red de Sifteo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 2011

Más información