Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados 14 cadáveres decapitados en la ciudad turística de Acapulco

Los cuerpos fueron colocados a lo largo de una acera de un centro comercial

Acapulco, el puerto turístico más legendario de México, ha comenzado el año 2011 de la misma manera en que cerró el año anterior: como escenario de un baño de sangre que en menos de 24 horas se cobró la vida de igual número de personas. Criminales no identificados depositaron la medianoche del viernes en una acera de un suburbio los cuerpos sin vida de 15 personas, 14 de ellas sin cabeza. Se trata de la decapitación masiva más numerosa de la que hay registro (en Yucatán, en agosto de 2008, aparecieron 12 cadáveres en iguales circunstancias).

Según algunas informaciones, los autores de la matanza se dieron el lujo de abandonar a sus víctimas con total parsimonia: para ello cerraron la carretera Cayaco-Puerto Marqués sin que autoridad alguna les importunara. Todo al filo de las 0.30 horas, que en un viernes en ese destino turístico significa temprano. Los cuerpos fueron colocados a lo largo de una acera de un centro comercial, cinco de las cabezas amontonadas y las otras entremezcladas con los cadáveres. El cuerpo que no fue mutilado presentaba una herida en el cuello como si hubieran querido cortarle la cabeza.

Junto con los cadáveres fueron encontrados tres mensajes atribuidos a Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, líder del poderoso Cartel del Pacífico, y de cuya fuga de un penal de "máxima seguridad" se cumplen este mes diez años. Las leyendas proclamaban que ya no se extorsionaría a la gente de Acapulco y que ese "plaza" ya tenía dueño, y eran una advertencia de que una muerte similar esperaba a quienes quisieran disputar el control de ese puerto.

El año pasado en México, según un recuento publicado por el periódico Reforma, 389 personas fueron decapitadas. De ellas, la ciudad en que más casos hubo fue precisamente Acapulco, con 29 decapitaciones a lo largo de 12 meses. Es decir, de una sola tacada, en este naciente año, ya se acumulan la mitad de los ocurridos en 2010.

Ha sido un inicio de año convulso para el famoso balneario, destino favorito de los habitantes de la Ciudad de México para las vacaciones de fin de año (se encuentra a cuatro horas por carretera), que terminan hoy. La tarde del viernes, el jefe de la unidad de recuperación de vehículos del Estado de Guerrero, donde se ubica Acapulco, fue asesinado en la costera de Miguel Alemán, la avenida más concurrida de esa población. Junto con él murió, a manos del comando que se trasladaba en dos camionetas, otro agente policial. Y horas después del asesinato masivo del viernes, otras siete personas ejecutadas fueron localizadas por la policía en diversos lugares.

El Estado de Guerrero es el tercero en el que más personas han sido asesinadas en México durante 2010, lo que puede tener consecuencias políticas a corto plazo. El 30 de enero próximo habrá elecciones para elegir al gobernador y la izquierda, que gobierna desde hace seis años, podría perder ante el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011