Cambio político en EE UU

Los republicanos atacan el derecho a la nacionalización

Un grupo de congresistas estatales ha ideado un plan para dejar sin efecto a la 14 enmienda de la Constitución norteamericana, la que otorga la nacionalidad a todos los niños nacidos en suelo estadounidense, independientemente de la situación migratoria de sus padres. La concesión de la ciudadanía a los 'bebés ancla' -según la definición despectiva utilizada por los detractores de la enmienda- es polémica, entre otras cosas, porque esos niños pueden iniciar trámites de reunificación familiar cuando cumplan 21 años.

Diversos legisladores, de los parlamentos de Georgia, Arizona, Oklahoma, Pensilvania y Carolina del Sur (todos Estados sureños) han propuesto leyes estatales para dejar a la enmienda sin efecto, sin tener que proponer una modificación general de la carta magna. "Creo que el asunto del derecho a la ciudadanía no debe tomarse a la ligera", dijo en la conferencia de prensa en la que se presentaron esas medidas el republicano de Georgia Jack Murphy. "Hay agujeros en esa ley que permiten a los inmigrantes quedarse de forma ilegal en nuestro país y aprovecharse de los recursos que financiamos los contribuyentes".

Más información

El caso de Arizona

Los oponentes de la enmienda han criticado en el pasado el hecho de que haga difícil a las autoridades expulsar a los inmigrantes sin papeles que tengan hijos con pasaporte de EE UU. La estrategia de coartar leyes nacionales a nivel estatal, sin embargo, ha tenido resultados poco fructíferos en el pasado. En abril, el Estado de Arizona aprobó una ley que hubiera obligado a los agentes de policía a exigir la documentación migratoria a aquellos ciudadanos de los que sospecharan que se encontraban en el país de forma ilegal. El Gobierno federal la llevó a los tribunales por considerar que era inconstitucional. Un juez la paralizó de forma cautelar, en julio. El Tribunal Supremo está decidiendo ahora sobre su constitucionalidad.

El último año del que el Censo ha dado datos al respecto, 2008, registró 340.000 nacimientos de niños cuyos padres eran inmigrantes irregulares. Hay unos cuatro millones de habitantes en EE UU que nacieron de padres extranjeros en suelo norteamericano, incluido el que hasta esta nueva legislatura fue senador por Pensilvania, Arlen Specter, nacido de padres rusos y uno de los mayores defensores de la enmienda constitucional en el Capitolio. Fue en esa Cámara donde algunos políticos abrieron el debate sobre una posible supresión de la nacionalización automática de los nacidos en suelo estadounidense.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de enero de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50