Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Portazo de Álvarez-Cascos a Rajoy

El último cadáver político de Rajoy

En siete años al frente de la oposición, el líder ha dejado caer a muchos fieles

Todos los que le conocen bien, desde hace muchísimos años, coinciden en un análisis: Mariano Rajoy tiene la extraña habilidad de hacer pensar a todo el mundo que cuenta con su apoyo. Oficialmente, él nunca corta la cabeza de nadie. Y, sin embargo, en sus siete años al frente del PP, siempre en la oposición, la lista de personas que se quedaron en el camino por acción u omisión de Rajoy empieza a ser importante.

Lo más sorprendente es que muchos de esos que se quedaron en el camino habían sido muy amigos de Rajoy, y a algunos les debía el apoyo que le prestaron en la sorda batalla que se vivió entre él y Rodrigo Rato para la sucesión de Aznar en el PP.

Todo empezó con Josep Piqué. En privado, Rajoy siempre le decía que apoyaba su línea moderada, que eso era lo que él quería para el PP. Pero en público el catalán se sentía constantemente desautorizado por la línea oficial del partido, dirigida por Ángel Acebes. Piqué esperó el apoyo público de Rajoy, no lo obtuvo, se hartó y se fue en 2007.

Después llegó la crisis de 2008, la segunda derrota. La nueva línea de menor agresividad con el nacionalismo marcada por Rajoy, y sus desencuentros con María San Gil, acabaron con la dimisión de este mito de la derecha como presidenta del PP vasco, que coincidió con el abandono de Ortega Lara de la militancia del PP.

Después llegó una ruptura sonada. Eduardo Zaplana, amigo de Rajoy -veraneaban juntos con Jaume Matas- y compañero en mil batallas, especialmente en la sucesión, en la que el entonces ministro portavoz muy cercano a Aznar apostó fuerte por Rajoy. El líder del PP se alejó de él y apostó por Francisco Camps, su gran rival. Zaplana acabó dejando la política para pasarse a la empresa privada, pero ya estaba claro que Rajoy no contaba con él. En la misma época salieron otros antiguos amigos de Rajoy, como Carlos Aragonés y Ángel Acebes, que se quedaron de diputados rasos después de estar en la cúpula.

Más tarde, ya en 2010, salieron Manuel Pizarro, otro amigo de Rajoy, y Juan Costa. Ambos habían sido llamados por el líder para que dejaran la empresa privada y le ayudaran como grandes fichajes económicos. Pero poco después, Rajoy los dejó de lado y se fueron, como otros.

Otros defenestrados

- Eduardo Zaplana. Fue portavoz con Aznar y número tres del PP con Rajoy. Era amigo del líder, pero se alejaron y en abril de 2008 fichó por Telefónica.

- Josep Piqué. Fue ministro de Industria, Exteriores y Ciencia con Aznar. Presidió el PP catalán. Dimitió en 2007 por la falta de apoyo de Rajoy. Ahora preside la aerolínea Vueling.

- Juan Costa. Rajoy le pidió que hiciera el programa en 2008. En noviembre renunció a su escaño de diputado por Castellón y volvió a la consultora Ernst & Young.

- Manuel Pizarro. El ex presidente de Endesa fue el gran fichaje de Rajoy para las generales de 2008. Renunció a su escaño de diputado en enero de 2010.

- Ángel Acebes. Ministro del Interior de Aznar durante el 11-M. Fue secretario general del PP. Dejó este cargo en mayo de 2008. Sigue siendo diputado.

- María San Gil. Presidió el PP en el País Vasco hasta que en 2008 renunció a su escaño por desavenencias con Rajoy. Aguirre le ofreció un puesto. Ella lo rechazó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2011

Más información