Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La inmersión lingüística

Da la sensación de que en la España de matriz castellana no se entiende que en Cataluña deba aplicarse el modelo de la inmersión lingüística con la finalidad de evitar que desaparezca la lengua catalana.

El problema de fondo parece ser que los partidos políticos estatales y las instituciones políticas y judiciales estatales radicadas en Madrid desconozcan que la lengua débil, discriminada y minorizada en Cataluña no es el castellano, sino el catalán.

Por otra parte, la Carta Europea de lenguas regionales y minoritarias que ratificó el Estado español habla de hacer una enseñanza en catalán en Cataluña y de que en ningún caso el castellano se puede considerar discriminado por la preferencia del catalán. Y entró en vigor el año 2001.- Josep M. Loste. Portbou, Girona.

Habla Artur Mas de la inmersión lingüística como si fuera un supuesto modelo de éxito e integración. ¿Cómo se puede considerar integrador un sistema educativo que excluye de entrada la lengua que hablamos más de la mitad de los ciudadanos catalanes? ¿Cómo puede decir que la inmersión lingüística es exitosa cuando Cataluña tiene unos pésimos indicadores educativos y sus alumnos son los primeros de España en abandonar la escuela?

Me sorprende que políticos como Mas, Montilla y otros nos intenten vender siempre que la inmersión en catalán es tan fantástica y maravillosa cuando después ellos llevan a sus hijos a colegios donde no se aplica, como el Liceo Francés o el Colegio Alemán.- Andrés Oviedo. Barcelona.

Las leyes y las sentencias no se dictan para hacer bonito, sino para ser cumplidas y llevadas a la práctica. Si Artur Mas no cumple la reciente sentencia que pide un lógico equilibrio de las dos lenguas oficiales en la enseñanza de una comunidad bilingüe como Cataluña porque "la sentencia no le gusta", demostrará muy poca seriedad.

¿Qué tipo de justicia es esa de los nacionalistas catalanes consistente en cumplir las sentencias solo cuando los jueces dicen lo que ellos quieren? ¿Que le parecería, señor Mas, que los ciudadanos no cumpliéramos con los impuestos, las normas y leyes del Gobierno catalán simplemente porque "no nos gustan"?

Alguien le tendría que decir a Mas que las democracias y los Estados serios no funcionan así.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 2010