El Banco de España ataja la guerra de depósitos al impedir ofertas agresivas

Las cajas con ayuda pública no podrán ser las que más retribuyan el ahorro

El Banco de España ha decidido pasar al ataque. Después de un aviso al sector que no tuvo demasiado eco, el supervisor ha enviado un documento a las cajas de ahorros y a los bancos en el que especifica que las entidades que han recibido dinero público prestado o lo van a recibir "no podrán hacer políticas comerciales agresivas" en la venta de depósitos.

El organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez quiere atajar una guerra que podría acelerar el hundimiento de las entidades que ofrecen altos tipos de interés. Pese a que son una solución a los problemas de liquidez a corto plazo, les obliga a pagar unos intereses imposibles al cabo de un año. Hoy se pueden encontrar ofertas de hasta el 5% de interés cuando las Letras del Tesoro a un año están al 3,5% y el mercado interbancario no supera el 1,5%.

El tipo ofrecido no superará la media de cinco entidades competidoras
Ha habido quejas contra algunas entidades en Europa, como ING
Más información
El Supervisor pide a las uniones de cajas que se conviertan en bancos "sin dilación"
Economía denuncia que la guerra de depósitos "no tiene sentido"

Para ello, el Banco de España ha frenado la libre competencia del mercado haciendo valer los préstamos públicos a las entidades. Esta inédita medida es una de las mayores reclamaciones de los grandes bancos y de algunas cajas que se sentían atacadas por los competidores recauchutados por el Estado. "Las entidades enfermas pueden acabar hundiendo a las sanas", argumentan.

El documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, especifica claramente qué es una oferta agresiva. "El tipo de interés nominal ofrecido tiene que ser como máximo igual a la media de los tipos más altos que ofrezcan las cinco principales entidades competidoras, respecto a productos comparables", define el informe aprobado por la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y firmado por José María Roldán, director general de Regulación del Banco de España.

En cuanto a los competidores que marcarán el precio, aclara: "Las entidades respecto a las que se realizará dicha comparación serán entidades de crédito que no hayan recibido apoyos por parte del FROB". Este punto es clave ya que las cajas o bancos que no han apelado al dinero público son las que ofrecen menores tipos de interés, precisamente para evitar hundir la cuenta de resultados en un momento de atonía del mercado.

Para mayor detalle, el informe titulado Criterios que permitirán a priori considerar una política comercial como no agresiva también dice cuál es el ámbito geográfico de comparación: "A estos efectos se debe entender como tal el que se defina en los correspondientes planes y contratos de integración", en alusión a los territorios naturales de las entidades que participen en fusiones frías o tradicionales.

¿Tendrán que dejar que se vayan los clientes de las entidades con FROB si otra le hace una oferta superior? El Banco de España no ata de pies y manos a las cajas más débiles. Les permitirá responder a ofertas agresivas, pero con condiciones. "Excepcionalmente se consideran aceptables actuaciones puntuales que no cumplan estos requisitos respecto al criterio de rentabilidad pero que, sin embargo, deben considerarse como puramente defensivas, debiendo cumplir las siguientes condiciones: la oferta se realizará de manera individual a un cliente existente que haya manifestado su intención de cancelar productos, teniendo como destino de los fondos los productos de otra entidad competidora". No cabe duda, pero aun se atornilla más ya que se especifica que la rentabilidad no será superior a la ofrecida por el competidor. Incluso aclara que solo se podrá considerar oferta competidora si se realiza "en el ámbito geográfico natural de la entidad".

Pero habrá casos en los que no puedan responder a los ataques. Según el Banco de España, una actuación es agresiva si "afecta negativamente a la cuenta de pérdidas y ganancias de la entidad". También es agresiva si va contra los planes de negocio que las cajas presentaron ante el supervisor y que condicionan las ayudas públicas (FROB).

¿Qué pasa si alguien quiere hacer una campaña comercial que incumple estas directrices? El documento dice que si no se va a obedecer "estrictamente estos requisitos, deberán ser comunicados al FROB para su evaluación con anterioridad a su lanzamiento. A estos efectos, el FROB podrá realizar, en su caso, las oportunas consultas a la Comisión Europea, comprometiéndose a trasladar el resultado de su evaluación a la entidad en el plazo más breve posible".

En Europa ya hubo quejas contra algunas entidades, como ING, que recibieron ayudas públicas y mantuvieron agresivas políticas de remuneración del pasivo. Ahora han cambiado de estrategia, como sucederá en España.

Oficinas de bancos y cajas de ahorros en una calle de Madrid.
Oficinas de bancos y cajas de ahorros en una calle de Madrid.CARLOS ROSILLO

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS