Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El oro de Dubái

Mireia Belmonte es elegida la mejor nadadora de los Mundiales de piscina corta al ganar cuatro de las ocho medallas de España

En una piscina cortada por la mitad, en medio del desierto de los Emiratos Árabes, la delegación española en los Mundiales de Dubái ha conseguido su mejor resultado internacional. Ocho medallas (cuatro de oro, dos de plata y dos de bronce; cuatro de ellas, de Mireia Belmonte) que igualan los ocho metales que se consiguieron en los Europeos de Eindhoven 2008. En aquella ocasión, sin embargo, solo había un oro por tres platas y cuatro bronces. En los nueve Mundiales en pileta de 25 metros en los que España había participado hasta ahora solo había sumado seis medallas, ninguna de ellas de oro. En Dubái acabó tercera en el medallero, solo superada por EE UU y Rusia.

En la jornada de ayer, la última de los campeonatos, Mercedes Peris añadió un nuevo bronce a la cuenta. Fue en los 50 espalda, disciplina en la que ya fue tercera en los Europeos de Budapest. La nadadora valenciana, de 25 años, forma parte de la élite nacional desde los 16, pero ha sido en 2010 cuando ha conseguido éxitos internacionales. La última opción a medalla la tuvo Aschwin Wildeboer, que se va de Dubái con la plata de los 50 espalda y el bronce de los 100, pero que se quedó fuera del podio de los 200 por solo cinco centésimas de segundo. El catalán, que sigue su preparación con vistas a a los Juegos en Dinamarca, donde su padre es director técnico de la selección, cierra con dos medallas un año que había planificado más suave por no contar con grandes citas. El próximo, 2011, lo marcarán los Mundiales en piscina larga (50 metros) de Shanghái y en 2012 aguarda la cita olímpica de Londres.

Lochte, con seis oros y dos récords del mundo, gran protagonista masculino

En tan solo cinco meses, los números de la natación española han mudado de piel. De Hungría, el pasado agosto, el equipo se volvió con un amargo sabor de boca tras clasificarse para 13 finales y lograr cuatro medallas. En Dubái, los seis representantes españoles se han metido en 11 finales de las que cuatro nadadores se han llevado ocho medallas. Solo dos miembros del conjunto, Patricia Castro y Rafa Muñoz, oro en Budapest en los 50 mariposa, se han ido sin medalla.

Estos Mundiales han sido, sin duda, los del resurgir de Belmonte. La nadadora del CN Sabadell, que no subió a ningún podio en Budapest, es dueña de la mitad de las medallas españolas (400 y 200 estilos, además de los 200 mariposa y la plata en los 800 libre) y ayer fue nombrada la mejor nadadora de los campeonatos por la federación internacional. Doble campeona del mundo júnior con 16 años en 2006, Mireia reconoció que no se esperaba hacer un torneo tan bueno. "Hace dos semanas, en los Campeonatos de España, en Palma, me costó mucho más, pero aquí me he sentido bien desde el principio".

Para Luis Villanueva, director técnico de la federación, los buenos resultados también han sobrepasado sus pronósticos, pero, pese a todo, se empeña en que los oros de Dubái no eclipsen el objetivo: "Hemos conseguido algo que normalmente no ocurre, pero no hay que olvidar que estas pruebas no son para las que nos entrenamos. Es una buena noticia, pero hay que seguir trabajando".

Si Belmonte ha sido la protagonista femenina de los campeonatos, el hombre de Dubái ha sido Ryan Lochte. El estadounidense se va del desierto rumbo a Florida con seis medallas de oro y una de plata en la maleta, además de dos récords del mundo, los primeros individuales tras la prohibición de los bañadores hechos con derivados del plástico. Todo ello le valió ayer convertirse en el mejor nadador de los campeonatos. El neoyorquino cierra un gran 2010 a la espera de que Michael Phelps dé su próxima brazada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010