Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MÁLAGA 0 - ATLÉTICO 3 | FÚTBOL | 16ª jornada de Liga

El Atlético se enchufa a balón parado

Los de Quique tumban con tres goles de estrategia a un Málaga muy inocente

El Atlético dejó en el vestuario de La Rosaleda el espíritu indescifrable que le persigue ganando con mucho merecimiento a un Málaga sin colmillos y muy inocente. Recién eliminado de la Liga Europa, la competición que le devolvió la alegría que solo dan los títulos y que le permitió actualizar unas vitrinas donde las telas de araña campaban a sus anchas, el equipo de Quique Flores dio un paso adelante y cuestionó la fiabilidad del conjunto de Manuel Pellegrini.

El Málaga, que necesita mucho más que los petrodólares de su emir para regatear el descenso a Segunda, pagó los platos rotos de la trágica fase de grupos de la escuadra del Manzanares en Europa. El búnker que se había montado Pellegrini, que contaba tres victorias caseras en otras tantas intervenciones, se desmoronó como un castillo de naipes, incapacitado por una defensa de cartón piedra ante un Atlético serio y responsable que alcanzó su tercera victoria a domicilio. El triunfo llegó con tres goles de bella factura a balón parado, una suerte inescrutable para Kris, y que últimamente parecían desconocer los chicos del Calderón.

MÁLAGA 0 - ATLÉTICO 3

Málaga: Rubén; Jesús Gámez, Kris, Iván González (Fernando, m. 46), Manu Torres (Portillo, m. 46); Eliseu, Hélder Rosario, Juanito, Duda; Seba Fernández (Quincy, m. 63) y Rondón. No utilizados: Arnau; Gaspar y Baha.

Atlético: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Filipe Luis; Tiago, Assunção, Raúl García (Valera, m. 87); Reyes (Fran Mérida, m. 80), Simão; y Agüero (Diego Costa, m. 71). No utilizados: Joel; Godín y Mario Suárez.

Goles: 0-1. M. 22. Tiago cabecea un libre indirecto de Simão. 0-2. M. 66. Domínguez remata de cabeza en el área pequeña un centro de Tiago. 0-3. M. 69. Tiago cabecea otro libre indirecto.

Árbitro: Teixeira Vitienes. Amonestó a Manu Torres, Filipe Luis, Jesús Gámez y Valera.

Unos 29.000 espectadores en La Rosaleda.

Con un centro del campo más fraguado que de costumbre, el cuadro rojiblanco cortó las alas del Málaga con un trivote que Quique se sacó de la manga. El técnico probó a juntar a Tiago y Raúl García alrededor de Assunção. El experimento, con el que en teoría se ganaba toque y control y se perdía la pegada de Forlán, con el Kun solo en punta, salió de rechupete. La línea medular del Málaga cayó ante la acumulación de contrarios en el círculo central. Iván González y Juanito quedaron anulados y no pudieron ni supieron combinar con Eliseu y Duda, secos en las bandas, mientras Rondón se fatigaba solo contra el mundo.

Desactivado el ataque blanquiazul, la última línea malacitana quedó vendida a los constantes cambios de posición de Reyes y Simão con Agüero. Beneficiado por la jarana rival, el gol del Atlético no tardó en llegar. A los 22 minutos, una jugada de estrategia premió a Simão y Tiago como los más aplicados de la clase. El extremo lanzó un libre indirecto cerca del área, uno de los muchos que el Atlético provocó, y el centrocampista se elevó más que nadie para rematar el balón a la red. El Atlético explotó la veta sin compasión mientras Kris y Rosario no se enteraban de la película. Mediado el segundo tiempo, otra vez Simão lanzó el cuero, Tiago lo tocó de cabeza para Domínguez y el central, libre de marca en el área chica, lo cabeceó a bocajarro. Tres minutos después se repitió la jugada del primer gol con los mismos protagonistas, el mismo centro y el mismo remate. El Atlético se dio por satisfecho y Quique dio bola a los suplentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010