Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hipoteca Camps

La mayoría absoluta del PP aprobará los presupuestos de la Generalitat para 2011. Los más sociales según el President de la Genealitat o un nuevo paso hacia la debacle económica y de nuestro bienestar, según Compromís. Desde hace más de 15 años, el PP manda en el Gobierno de la Generalitat Valenciana. Primero con Zaplana y posteriormente con Francisco Camps. Durante estos años nuestro territorio ha sufrido una gran transformación en muchos ámbitos y no siempre de forma positiva. La gran cantidad de recursos públicos que hemos puesto a su disposición han sido inmensos pero la deuda acumulada es colosal. Si la deuda de la Generalitat en 1995 era de 2.750 millones de euros (6,5% del PIB) y la media española del 6%, ahora en el 2010 nos encontramos con una deuda acumulada de 16.280 millones de euros (16% del PIB), mientras que la media española es de 9,9%. Estas cifras son más abultadas si incorporamos las empresas públicas. Así en el año 1995 la deuda de estas empresas sumaba un total de 191 millones de euros (0,5% del PIB), mientras que en España era del 0,4%. Ahora estamos nuevamente en números de récord: 2.750 millones de euros (2,4% del PIB) cuando en España esta cifra es de1 5%.

Si a la magnitud de una deuda astronómica le sumamos que nuestro nivel de paro está por encima de la media española y nuestro sistema educativo ocupa las últimas posiciones en el escalafón, coincidiremos en que estamos mal posicionados para superar la gravísima crisis económica y social en la que estamos inmersos. Nuestro nivel de renta se sitúa por debajo de la media española. Comunidades como Aragón o Cantabria nos han superado.

El Govern de la Generalitat no tiene crédito, es insolvente y debe acudir a la financiación privada con la emisión de unos bonos a unos intereses exagerados para obtener liquidez. Estamos mal pero nuestro President afirma que "seremos los primeros en salir de la crisis". Me recuerda a Zapatero y sus famosos brotes verdes. Los presupuestos de la Generalitat para el 2011 no sirven. En respuesta a una pregunta del grupo Compromís, en el Pleno de las Cortes Valencianas sobre la situación, el President Camps situó el objetivo de creación de ocupación en 5.400 nuevos puestos de trabajo, mientras que nuestro endeudamiento subirá otros 1.328 millones, según las previsiones del propio Consell. Paro, despilfarro y corrupción pueden pasar a ser las señas de identidad de toda una década.

Par salir de la crisis necesitaremos más rigor y menos autobombo. Será necesario aunar esfuerzos para reformular el modelo de financiación de las CCAA y corregir la grave discriminación que padecemos en materia de financiación e inversiones por el Estado. Somos pobres y pagamos.

Enric Morera es portavoz de Compromís en las Cortes Valencianas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS