Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Arranca la nueva legislatura

Para mí la portavocía, para ti el coche oficial

Mientras que los partidos grandes buscan cómo repartirse los cargos de poder en el Parlament, los pequeños viven su propia batalla. Ciutadans (C's) y Solidaritat Catalana (SI) tienen hasta el día 27 para negociar su encaje en la Cámara, juntos o separados. No solo se trata de encontrar un lugar dentro la actividad legislativa. El asunto también va de dinero.

Al contar con menos de cinco escaños, ambas formaciones, por reglamento del Parlament, deberían integrar el Grupo Mixto. Allí los tres diputados de C's estarían en minoría frente a los cuatro de SI y los independentistas podrían designar unilateralmente portavoz y presidente. La propuesta estrella de Joan Laporta, la declaración del Estado catalán, pasaría a la mesa con los votos de Albert Rivera y sus compañeros, algo cercano a su peor pesadilla.

Fuentes de SI aseguran que han propuesto una alternancia de la presidencia y que la portavocía recaiga toda la legislatura en Alfons López Tena. En C's temen que, por asuntos ideológicos, no les permita tramitar sus proposiciones de ley o se bloquee su actividad parlamentaria. De ahí que estén a la búsqueda de fórmulas jurídicas o políticas que les lleven a tener su grupo propio o les den un respaldo legal para afrontar la difícil convivencia. Laporta dijo ayer tras reunirse con Núria de Gispert que la presidenta de la Cámara estaba dispuesta a estudiar un cambio normativo en la mesa.

El Grupo Mixto recibió este año unos 706.000 euros como subvención para su funcionamiento y para contratar asesores y administrativos. Este dinero se entrega en función del número de diputados más un fijo. CiU, la formación más votada en 2006, recibió, por ejemplo, casi seis millones. Un grupo más implicaría gastos adicionales como el sueldo extra de un presidente y portavoz en tiempos de crisis.

La convivencia entre SI y C's también obligaría a pactar cuestiones como los tiempos de intervención en función del número de diputados. O más superficiales, pero importantes para algunos, como quién usaría el Audi oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2010