Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una solución para el Sáhara

Una vez calmadas las aguas -mejor diremos las arenas- de los recientes acontecimientos en las proximidades de El Aaiún, hay que mantener la condena a la violencia en términos genéricos, y recabar con el Parlamento Europeo más información. Pero es el momento de volver al fondo del asunto, la titularidad jurídica de la antigua colonia española. Por supuesto que la Resolución 1814 de la Asamblea de la ONU era aplicable a este territorio, ya que España ejercía tal tipo de dominio.

Retirada España en 1975, firmados los acuerdos con Marruecos y Mauritania, la cuestión era determinar la titularidad de origen histórico para que el elemento "independencia" armonizase con el de "integridad territorial" y por tanto a actualizar. La ONU se dirigió al Tribunal de La Haya para que este opinase, pero el dictamen, propiciado por el español Federico de Castro fue bastante caótico: un "sí pero no". Todo quedó en el aire, la ONU insiste en la necesidad de un acuerdo entre las partes, eso excluye que la "libre determinación" comporte necesariamente referéndum, demostrado imposible y por otra parte quizá favorable a Marruecos dada la alteración demográfica operada.

Hay identidad de lenguaje, de religión, proximidad étnica a partir de las variedades de composición originarias. ¿Una autonomía intensa, garante de los derechos del pueblo sahariano en cuanto a su estatus y en cuanto a sus recursos, no satisfaría al conflicto pese a Argelia?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de diciembre de 2010