La Xunta primará la investigación privada frente a las universidades

Feijóo anuncia 200 millones para el I+D el próximo año sin concretar el reparto de becas - El sector privado absorberá el 50% de los progamas científicos en 2015

La Xunta tiene claro que va a orientar la I+D+i gallega hacia la empresa en detrimento del sector público, pero no dice cómo. Ni el Parlamento ni los titulados ni los rectores de las universidades tienen más información que un esbozo del nuevo plan de I+D que debe sustituir al actual Incite, gestado en el bipartito y que termina este mes. En ese borrador se asignan 184 millones de euros a impulsar el conocimiento que teóricamente, sacará a Galicia de la crisis. Feijóo dijo ayer en el Parlamento que "serán más de 200 millones", pero la oposición no los encuentra por ninguna parte en el Presupuesto al margen de una partida de 112 millones para comprar ordenadores y programas de Microsoft.

La asociación Precarios denuncia la práctica ausencia de convocatorias
La oposición denuncia que el plan no tiene presupuesto
Más información
Guerra busca aún "seguridad jurídica" para el concurso eólico
La oposición arroja los datos del paro contra Feijóo y este culpa a Zapatero

Si el futuro está borroso, el presente es negro para los investigadores que han ido elevando el tono de sus reproches al ver que, bajo la gestión del PP, la convocatoria de nuevas becas ha pasado de 586 plazas en 2008 a 15 este año. La asociación Precarios-Galicia recibió hace dos días la llamada del director general de I+D, Ricardo Capilla, que se confesó perplejo por las críticas del colectivo hacia la política de la Xunta. En esa conversación, trasladada ayer por la presidenta del colectivo, Beatriz Blanco, Capilla admitió que "en enero", se pondrá "a trabajar", para concretar el nuevo modelo previamente consensuado con las universidades. "El conselleiro de Industria y el director de I+D llevan un año y medio en el puesto sin tener preparado un plan, a nosotros no nos valen las promesas, queremos verlo en el DOG", respondieron en Precarios.

Ese borrador ha cosechado críticas y aplausos desde su paso por el Consello de Universidades, el pasado viernes. El rector de A Coruña, José María Barja, lo ataca sin reparos. "Si ahora el sector público es responsable del 70% de la investigación y la empresa el 30%, en el año 2015 quieren que sea a partes iguales. Es imposible. No nos han dado detalles, ni cantidades. Va a ser un desastre que va a mermar la investigación básica".

Mucho más comprensivo se muestra Juan José Casares Long, de la USC: "Sabemos qué y para qué, ahora nos falta definir el cómo. Ni el anterior plan ni este nos descubren la pólvora, tenemos un déficit importante, pero ahora vamos a poder hacer muchas cosas".

El rector vigués, Salustiano Mato, justifica su voto favorable al borrador en el hecho de que incluye compromisos que la universidad del sur de Galicia demandaba en cuanto a recursos humanos. Pero cuestiona que vaya a suponer una inversión mayor que el programa actual, como dijo Feijóo en el Parlamento, "porque no sabemos si es comparable con los anteriores". Añade que lo importante será la "capacidad para captar recursos europeos e internacionales".

La draconiana reducción de becas, las dudas sobre la metodología y las sombras del presupuesto tampoco pasaron desapercibidas en la sesión parlamentaria de ayer. "Proyecciones fantasiosas", como las calificó Carlos Aymerich (BNG), fue lo más suave que escuchó Feijóo. El socialista Abel Losada se refirió a la ausencia de becas como un "escarnio, una indecencia política". Llegado su turno, el portavoz del PP, Pedro Arias, replicó que las críticas parten de una oposición "sin modelo económico" que utiliza una "retórica desproporcionada para hacer propaganda". Enlazó la cuestión con la "política de austeridad y rigor" que, según él, se practica en Galicia en contraposición al "clientelismo" del bipartito. El también profesor de Economía se refirió a su estudio sobre las consecuencias económicas del vertido del Prestige en el que afirmaba que el sector se benefició del desastre aumentando un 7% sus ingresos. El bipartito obvió los resultados, según Arias, por su "típica insolencia sistemática". Aymerich le preguntó luego si le gustaría que se repitiese la catástrofe.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS