Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE endurece las leyes contra la trata de seres humanos

Los delitos más graves se penarán con 10 años de cárcel como mínimo

El Parlamento Europeo aprobó ayer una directiva para endurecer las penas a los traficantes de seres humanos y reforzar la protección a las víctimas de trata en toda la UE. La nueva norma, respaldada por 643 votos a favor, frente a 10 en contra y 14 abstenciones, establece una pena máxima en toda la UE de al menos cinco años de prisión para los delitos de trata. En los casos más graves, como la trata de niños, el crimen organizado, la violencia grave o cuando se haya puesto en peligro la vida de la víctima, las penas serán de 10 años como mínimo.

Los países tienen dos años para adoptarla. En España, la reforma del Código Penal que recoge los delitos de trata y entra en vigor el 23 de diciembre ya contempla duras sanciones.

Las inmigrantes representan el 71,5% de la disminución de las interrupciones

"La UE necesitaba una herramienta para luchar contra esta lacra que aumenta", explicó la europarlamentaria sueca Anna Hedh (socialdemócrata), una de las ponentes de la directiva.

La nueva legislación incluye a las víctimas de explotación sexual, de trabajos forzados, mendicidad, extracción de órganos, adopción ilegal o matrimonios forzados. Cientos de miles de personas son víctimas de la trata en la UE cada año, según datos de las instituciones comunitarias. Muchas son objeto de explotación con fines de prostitución -el 43%, la gran mayoría mujeres y niñas- y para trabajos domésticos (32%). No es una cifra pequeña, alrededor de 140.000 mujeres viven esclavizadas en la prostitución en la UE, según datos de la ONU.

Los países garantizarán a las víctimas acceso a programas de protección de testigos y regímenes de compensación, y recibirán asistencia y apoyo "antes, durante y por un periodo de tiempo adecuado tras de la conclusión del proceso penal", independientemente de que la víctima quiera ejercer de testigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de diciembre de 2010