Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Salgado y Ordóñez defienden la solvencia de la banca frente a las dudas de los mercados

Moody's cree que el sector podría necesitar 100.000 millones en caso de recesión - El Banco de España dice que políticos europeos "contribuyen" al ataque de los inversores a la deuda soberana

Ayer tocó cerrar filas en torno al sector financiero y no hubo discrepancias. Elena Salgado, vicepresidenta del Gobierno y Miguel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España (que ha prescidido oficialmente de su segundo nombre, Ángel), salieron al paso de dos informes (Moody's y UBS) que cuestionaban la solvencia de la banca. El supervisor dijo que no está previsto que las entidades "pidan más capital en 2011" y Salgado afirmó que estaba "absolutamente segura" de la solidez del sistema financiero.

El día empezó con el golpe que supuso un informe de la agencia de calificación Moody's que consideraba que la banca española podría tener hasta 177.000 millones de pérdidas. Con las dotaciones, reservas y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Moody's estima que el déficit de capital del sistema en su conjunto se quedaría en 17.000 millones, de los cuales 12.000 corresponderían a las cajas y 5.000 a los bancos. La mala situación de la economía, el deterioro del mercado inmobiliario y las consecuencias del plan de austeridad del Gobierno, son las tres causas de la caída de beneficios.

"A los mercados hay que tratarlos como personas, lo que son al fin y al cabo"

Ordóñez critica veladamente a Merkel por pensar solo en Alemania

La agencia de calificación dice que la banca requiere ya 17.000 millones más

El supervisor lo niega y apuesta por dar más información

Si España entrara en recesión, la situación se complicaría mucho más, ya que las pérdidas del sector se elevarían a 300.000 millones por lo que las necesidades de capital superarían los 100.000 millones, según los resultados de sus particulares pruebas de resistencia, que contrastan con las realizadas por el Banco de España, que apenas veía necesidad de más fondos ni siquiera en casos extremos. Además, la agencia dijo que mantiene su perspectiva "negativa" sobre el sistema financiero español (la misma que tiene para la banca británica) ante la expectativa de que la capitalización y la rentabilidad de los bancos, así como el acceso a la financiación en mercados mayoristas "permanezcan bajo presión".

La prima de riesgo (la diferencia entre lo que se paga por la deuda española frente a la de Alemania) siguió su escalada y se situó entorno a los 248 puntos básicos, frente a los 245 puntos del pasado viernes. El Ibex 35 subió un 0,29%, pero la banca mediana registró caídas entorno al medio punto porcentual, en el caso de Sabadell, Bankinter, Popular e incluso el BBVA.

El mazazo de Moody?s se une al informe de UBS, que el viernes publicó que la banca española necesitaba entre 70.000 y 120.000 millones de capital.

Elena Salgado fue la primera en salir al paso. "Yo confío y estoy absolutamente segura de la solidez del sistema financiero", sentenció la vicepresidenta. La vicepresidenta económica reiteró que las pruebas de resistencia de julio fueron "muy rigurosas", aunque admitió que dieron "resultados muy diferentes".

El Banco de España no quiso valorar ningún informe, pero afirmó que "no está previsto que ninguna entidad pida más dinero al FROB en 2011". También aclaró que existen fondos "de sobra" para atender las necesidades de capital y consideró "absurdo" inyectar recursos públicos si no son necesarios. Ordóñez cree que estos informes parten de una comparación errónea entre la banca española y la irlandesa. "Su situación es completamente distinta. En España, del total del crédito inmobiliario el 70% corresponde a hipotecas de particulares que tienen muy baja morosidad y el resto es a promotores y suelo. En Irlanda la situación es al revés".

La receta de Ordóñez es "más información a los mercados. Vamos a desnudar a las entidades, en especial a las cajas, que explicarán con detalle, en información trimestral, la exposición al sector promotor y constructor. Hay que hacerlo cuando la percepción de la realidad es mucho peor que la realidad misma". Respecto a la actitud de los mercados, el gobernador dijo que había que hacerles caso cuando enviaban mensajes "atinados. No hay que reaccionar airadamente echándoles en cara su ignorancia. No sirve de nada. Hay que darles más información y tratarles como a personas, que es lo que son al fin y al cabo".

José Carlos Diez, economista jefe de Intermoney, comentó ayer que el mercado no pone en duda "la capacidad de pago de Santander y el BBVA ni tampoco la de España SA. Tenemos problemas con la mitad de nuestro sistema de cajas, aunque están al amparo del FROB y del Banco de España". El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo, comentó que "desde fuera da la impresión" de insolvencia y que los procesos de ajuste son "demasiados lentos", según Europa Press. Respecto a una segunda ronda de fusiones en cajas, Ordóñez dijo que empezará "pronto, tras la constitución de los consejos de los bancos, cuando entre el capital privado".

Por otro lado, el gobernador señaló directamente a los políticos europeos como causantes de la crisis de deuda de los mercados. "También han jugado un papel relevante la falta de coordinación entre los dirigentes de la Unión Europea, que ponen de manifiesto ante la opinión pública diferencias sustanciales entre ellos y a veces lo han hecho en los peores momentos de la crisis, contribuyendo así al agravamiento de los problemas". También apuntó: "Hay países que realizan declaraciones y planteamientos que son buenas para el electorado de un país, pero no para los 300 millones de la UE", en clara alusión a Angela Merkel y a Alemania, aunque no las citó.

Por último, pidió que el Gobierno central y los regionales trabajaran juntos porque "desde fuera no se distinguen y lo que se ve es España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2010