Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prieto da por desbloqueado el conflicto de la cárcel de Zaballa

Por cuarto año consecutivo, el PSE apoyará los presupuestos de la Diputación de Álava, cerrando así el círculo que permitirá al alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, aprobar sus cuentas gracias a los peneuvistas. Al igual que el PNV hizo público el acuerdo en el consistorio, ayer fue el secretario general del PSE alavés, Txarli Prieto, quien anunció el pacto foral.

El líder provincial socialista considera satisfechas sus exigencias para apoyar las cuentas: estima desbloqueado el conflicto en torno a la nueva cárcel de Zaballa, aunque la Diputación no retire su recurso judicial, y anunció que se revisarán las partidas de los departamentos forales de Medio Ambiente y Cultura cuando sean nombrados sus nuevos responsables tras la salida de EA.

Respecto a la polémica de Zaballa, Prieto recalcó que lo importante es que el Gobierno foral se ha comprometido a colaborar para resolver los "problemas técnicos" acumulados en torno al proyecto de la cárcel.

Fiel a su estilo de dar una de cal y otra de arena, no dudó en tildar de "estrepitoso fracaso" la gestión foral en esta legislatura, por lo que sostuvo que el acuerdo alcanzado se reduce a un pacto presupuestario en un momento de crisis en el que resulta "importante que la Administración no se pare y que el dinero público ayude a la recuperación económica".

Destacó la enmienda pactada con los peneuvistas para incluir una partida de 265.050 euros con la que poner en marcha un hospital clínico veterinario que dependerá de la UPV. La decisión de si este proyecto recalará en la provincia aún no está tomada. Prieto enfatizó que Álava ha puesto sobre la mesa una inversión de nueve millones de euros si se queda con la infraestructura.

"Tierra quemada"

Prieto contrapuso la actitud "útil" de su partido a la "política de tierra quemada" ejercida, en su opinión, por el PP alavés. "Quiere gobernar y no ha estado en ningún acuerdo decisivo. Quizá estaban cultivando manzanilla para los nervios", ironizó.

El dirigente socialista negó la posibilidad de que los populares puedan presionar sobre el Ejecutivo de Patxi López, ya que su pacto mutuo "empieza y acaba en el Gobierno vasco". "No soy una persona fácil de presionar. Habrá presiones del PP, pero esa música ya la he oído más veces y también la he sorteado entonces", concluyó.

Por otro lado, la Comisión de Hacienda de las Juntas Generales de Álava rechazó la enmienda a la totalidad planteada por EB y Aralar sobre el proyecto de norma de medidas tributarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010