Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran se queda en el Congreso y asume la política exterior de Mas

El líder de Unió repetirá en 2012 como candidato de CiU

CiU empezó ayer a dibujar las líneas maestras de su estrategia para los próximos años. Artur Mas, futuro presidente de la Generalitat, y Josep Antoni Duran Lleida, portavoz de CiU en el Congreso, anunciaron que el líder de Unió se queda finalmente en Madrid. El convergente había invitado a su socio a asumir el puesto de conseller en cap, pero al final, tras días de deliberación, han convenido que es mejor que siga en las Cortes: asumiendo funciones ejecutivas en la Generalitat, pero sin integrarse en el Gabinete.

Entre las diferentes funciones que asumirá Duran está la política exterior catalana, con especial incidencia en el área mediterránea, y la presidencia de las dos comisiones de interlocución con el Gobierno central: la de traspasos competenciales y la económica, fundamental para negociar el nuevo pacto fiscal que Mas prometió durante toda la campaña. "He tenido dudas", reconoció Duran, que en su larga trayectoria política solo ha ejercido el poder durante 15 meses como consejero catalán. El paquete no se queda ahí, porque Duran repetirá como candidato de CiU en las elecciones de 2012, descartando que otro dirigente de Convergència le tome el testigo. Mas defendió que con la decisión CiU no perderá presencia en Madrid y en un guiño claro a su socio ratificó que no creará el puesto de conseller en cap, una figura histórica que él mismo ocupó en 2001 y que quería recuperar exclusivamente para él.

Con la oferta a Duran, Mas ha querido constatar que sus viejas diferencias son pasado. Las relaciones entre los dos cabezas visibles de CiU no han sido siempre fáciles desde que Jordi Pujol nombró a Mas conseller en cap en 2001 y le designó su delfín. Duran dimitió entonces como consejero. Las heridas parece que han cicatrizado porque en el mitin final de campaña Duran dijo que nadie había regalado nada a Mas y que Cataluña, con él, estaría en las mejores manos. Entre las primeras medidas que tomará Mas figura la reducción de un tercio de los cargos de confianza de la Administración y la supresión del impuesto de sucesiones y de circular a 80 km/h en los accesos a Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010