Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Antisemitismo?

Buenos Aires, Argentina

El Estado de Israel se constituyó en 1948 y adquirió en 1949 unas fronteras de hecho en un territorio vaciado por la fuerza, el terror y la intimidación de no menos del 80% de su población autóctona. Esa enorme masa de gente se dispersó en campamentos de refugiados por los países árabes vecinos, y esta es la causa principal de que hoy se apiñen en el ínfimo territorio de Gaza un millón y medio de personas, la mayor parte de las cuales proviene de los expulsados del sur de Palestina.

Israel se ha negado siempre a reconocer ninguna responsabilidad, desoyendo en particular la resolución 194 de la ONU, de diciembre de 1948.

A partir de 1967, Israel ocupa y domina el resto de Palestina y se dedica a quedarse cada día con un trozo más de tierra ajena en Cisjordania y Jerusalén Este. Todo en medio de una situación de opresión, humillación y asesinatos, a veces aislados y cada tanto masivos, de la población palestina originaria. Y, ante este panorama, Bernard-Henri Lévy, en su artículo del 5 de diciembre, se rasga las vestiduras y dice que criticar a Israel es antisemitismo.

Como víctima del antisemitismo de verdad -mi padre y dos de mis abuelos fueron asesinados por los nazis-, siento que este mal uso del término "antisemitismo" es un insulto a la memoria de los míos. Lo que ellos me inspiran es el deseo de que ningún otro ser humano sufra persecuciones ni injusticias. Por eso me adhiero y colaboro con algunas de las organizaciones judías críticas de Israel que hay en el mundo (Federación de Judíos Europeos por una Paz Justa, Jewish Voice for Peace, en USA, etcétera), las que serían también antisemitas según este columnista, el cual corona su lamentable escrito burlándose de un alcalde sueco por su dignísima actitud de oponerse tanto al antisemitismo como al sionismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010