Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ

El problema de la deuda no está cerrado

Las posturas encontradas sobre la forma de resolver los problemas de la eurozona pasaron ayer factura a los mercados de valores. La propuesta de aumentar el Fondo de Estabilidad Financiera o la de emitir deuda conjunta se han encontrado con la negativa de Alemania y las tensiones en los mercados de deuda no se han hecho esperar.

El Ibex 35 abrió la sesión con un discreto avance del 0,19% que parecía el inicio de una consolidación del nivel de los 10.000 puntos, pero las noticias que iban llegando hicieron desistir a los inversores de mantener posiciones. Poco antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York, el Ibex 35 caía hasta los 9.853,10 puntos, con un recorte del 1,61%, al tiempo que en el mercado de deuda la rentabilidad del bono español subía 12 centésimas y el diferencial con la deuda alemana ganaba 11 puntos.

La debilidad de la apertura y el cierre de la Bolsa de Nueva York fue provocada por las declaraciones, el día anterior, del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en las que consideraba "posible" aumentar el programa de compra de deuda estatal. A los analistas no les gusta la solución de poner en marcha la rotativa y son muy críticos con ella, pero mientras que no repunte la inflación, la Reserva Federal va a utilizar ese instrumento para tratar de relanzar la economía estadounidense. Da la coincidencia de que los problemas macroeconómicos son, a ambos lados del Atlántico, la causa del malestar de los mercados y, sobre todo, por la forma en que se llevan.

La sesión terminó en la Bolsa española con un recorte del 1,25% en el Ibex 35 que pone fin a la reacción de la semana anterior. La baja contratación de esta jornada, festiva en todo el territorio español, contribuyó a darle un tono apagado, aunque fueron los movimientos del mercado de deuda los que volvieron a airear los fantasmas de la reciente crisis de la eurozona.

Ni uno solo de los valores bancarios que cotizan en el índice Euro Stoxx50 consiguió terminar esta sesión en positivo, aunque en esta ocasión las pérdidas no fueron muy cuantiosas. Algunos observadores comentaban que, más que la ausencia de acuerdo entre los políticos europeos para solucionar los problemas y hacerlo con rapidez, el recorte de los valores bancarios se debía a la cancelación de posiciones tras el fuerte repunte de los últimos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2010