Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schumpeter no está para misas

Polémica en la UB por la apertura de una capilla en Económicas

La Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona (UB), en la avenida Diagonal, ha movido de lugar una capilla de culto católico. Y la ha puesto donde estaba el Aula Schumpeter, en recuerdo del economista y ministro de Hacienda austriaco Joseph Alois Schumpeter. La polémica está servida.

La UB tiene dos capillas. Una, en la plaza de la Universitat, y la otra, en la Facultad de Economía y Empresa, en la Diagonal. Las dos existen desde hace décadas. La polémica llega porque la capilla de la antigua Escuela de Empresariales se ha traslado al edificio de Económicas, tras la fusión de ambos estudios.

Algunos estudiantes piden que desaparezca el oratorio, un pequeño espacio con capacidad para 48 personas, donde se celebra misa los miércoles. "Estoy en contra de la capilla. La religión no debe tener cabida es un espacio público", recalca Marcos C., alumno de cuarto de Sociología, que estudia en el edificio de Económicas donde está la capilla. Igual opina Javier Borreguero, de cuarto de Administración y Dirección de Empresas (ADE). "Si estamos en un Estado laico, la Universidad pública también debería serlo", dice este estudiante.

"Nos quitan espacio"

Alba Villa, de tercero de ADE, matiza: "A mí no me molesta, pero nos quitan espacio para el estudio". Esta es la queja de Jorge Vila, que cursa segundo de ADE: "Antes estudiaba en ese espacio. Tenemos la biblioteca de al lado cerrada por obras y hay que ir hasta la otra biblioteca, que está más lejos".

En cambio, Ramon Farré, de cuarto de ADE, defiende la capilla: "Estoy a favor de que alguien ejerza su libertad religiosa en un espacio existente en la UB". Giselle Pruna opina igual. "Hay quien quiere hacer ejercicio de la libertad religiosa y la Universidad les da la posibilidad", dice esta alumna de segundo de ADE.La UB recuerda que las capillas de sus centros son fruto de un acuerdo con el Arzobispado de Barcelona, que fue ratificado en 1988 cuando era rector Josep Maria Bricall y Narcís Jubany, el arzobispo de Barcelona.

La decana de Economía y Empresa, Elisenda Paluzie, explicó ayer que la facultad debe cumplir los acuerdos entre el rectorado y el arzobispado y, por tanto, mantener la capilla. "En pocos días se abrirán siete aulas de estudio, cinco en el antiguo edificio de Empresariales y dos en el de Económicas. La biblioteca cercana al aula Schumpeter está en obras y volverá a abrirse en pocos días", añadió la decana. "Volveremos a dar el nombre de Schumpeter a una de las nuevas aulas de estudio", dijo Paluzie.

La Universidad de Barcelona es la única de las siete Universidades catalanas públicas que tiene en sus centros capillas católicas. Las otras confirmaron ayer que carecen de estos centros de culto. Tampoco tiene la de Vic, que está regida por una fundación con presencia pública y privada.

Algunas capillas para el culto que existían han ido desapareciendo. La Politécnica tenía una en sus instalaciones de la Diagonal, ya que el espacio fue antes convento y luego colegio religioso. La capilla dejó de existir en 1985 y hoy ocupa su lugar el Supercomputing Center. La Universidad Autónoma tiene una sala polivalente donde algunas veces se hacen actos religiosos. Y la Pompeu Fabra, una sala de reflexión en su campus de Ciutadella, que es una suerte de capilla laica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 2010