Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP torpedea en el Senado el veto al humo en los bares

Aprueba gracias a CiU que haya zonas para fumar, lo que revisará el Congreso

El PP ha conseguido en la Comisión de Sanidad del Senado hacer retroceder la ley antitabaco. Allí se aprobó ayer la enmienda que defiende que en todos los locales de hostelería pueda reservarse hasta un 30% del espacio para fumadores. La diferencia con lo que ocurre ahora es que en esos sitios no tendrán obligación de entrar los trabajadores, por lo que serán los propios clientes los que entren en los cubículos con sus copas o tapas. La norma entraría en vigor en julio.

Todavía queda el trámite del pleno, pero si se repiten las votaciones -sobre todo la abstención de CiU-, lo más probable es que la norma tenga que volver al Congreso. Ahí, con la diferente composición de las Cámaras (en el Senado la mayoría relativa es del PP, en el Congreso, del PSOE) la redacción volvería a la original.

Se han suavizado los requisitos para crear clubes de fumadores

El resultado es un varapalo para las aspiraciones de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, que fue por la mañana al Senado para celebrar un acto con las sociedades médicas que apoyan la ley tal y como estaba redactada al salir del Congreso (con una prohibición total). Allí aseguró que el Gobierno no daría un paso atrás en su defensa de la norma.

Pajín utilizó como gran arma una carta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había enviado el 25 de noviembre a los parlamentarios. En ella, aparte de felicitarles por la línea que hasta entonces llevaba la modificación de la ley, se les recordaba que las tabacaleras usarán "todos sus recursos para debilitar prohibiciones de fumar", y que no tienen "escrúpulos sobre emplear argumentos falaces para predecir consecuencias negativas en el comercio y la economía, sobre todo en el sector de servicios, hoteles, restaurantes y bares".

Esta afirmación es precisamente la misma que el PP usa para defender que se creen espacio sin humo. Hay que destacar el cambio de actitud de CiU, que en el Congreso no apoyó esta enmienda, antes de ganar las elecciones catalanas.

Sea por lo que sea, en la batalla mediática de ayer han ganado los hosteleros (con las tabacaleras detrás). Estos, por la mañana, se habían manifestado para protestar por la ley. Calculan que la prohibición total les va a costar 150.000 empleos, y representará un descenso del PIB nacional del 0,6%.

La OMS lo refuta, y en la misma carta afirma que "los estudios científicos no apoyan tal afirmación. En EE UU, la prohibición de fumar no ha tenido ningún efecto a largo plazo en los beneficios de los bares y restaurantes, y en Irlanda, la cantidad de clientes aumentó en un 11%".

Hubo otras enmiendas aprobadas, como la que suaviza los requisitos para crear un club de fumadores, lo que el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo considera un atajo para que algunos bares se reconviertan en eso. También se permitirá vender tabaco en todas las tiendas de 24 horas, y no solo en las gasolineras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010