Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre de delegaciones de TVG desata protestas políticas y sindicales

Agentes de seguridad impidieron el paso a varios de los casi 50 despedidos

Fue una operación sorpresa. Pero superada la confusión inicial, el cierre de cinco delegaciones y la supresión de los informativos locales de TVG han desatado protestas políticas, institucionales y sindicales. Los partidos de la oposición criticaron el "secuestro informativo" de la televisión autonómica, mientras que los alcaldes de Ferrol, Pontevedra y Burela protestaron por cierre de delegaciones en sus respectivas localidades, que se suman a la clausura de las de Oporto y Bruselas. El comité interempresas pidió la readmisión de los despedidos, que finalmente rondarán los 50.

La diputada socialista Beatriz Sestayo presentó una proposición no de ley en la que pide a la Xunta que explique lo que calificó de "secuestro informativo". Sestayo consideró "sospechoso" que el cierre se realice pocos meses antes de las municipales, lo que tachó de "tomadura de pelo" a los ciudadanos. El diputado del BNG Anxo Quintana, mientras, lamentó que el director general de la compañía, Alfonso Sánchez Izquierdo, no informara en el Parlamento pese a comparecer a petición propia en la Cámara la pasada semana. Quintana entiende que la decisión se tomó "de tapadillo".

Los alcaldes de Ferrol, Pontevedra y Burela rechazan la reorganización

Los alcaldes de las tres localidades donde se cierran delegaciones se mostraron irritados con la dirección de la compañía. El de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, convocó una junta de portavoces urgente para analizar la "nueva agresión a la capital" por parte de la Xunta. El regidor nacionalista equiparó la medida con la creación de una delegación de la Xunta en Vigo. El alcalde de Ferrol, Vicente Irisarri, del PSOE, rechazó "de plano" el cierre. "Es un apagón informativo", acusó. El de Burela, el socialista Alfredo Llano, también expresó su "indignación".

Guardias jurados contratados por CRTVG impidieron a buena parte de los despedidos acceder ayer a sus antiguos puestos de trabajo, ni siquiera para recoger sus pertenencias, según denunciaron fuentes sindicales. El Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia (CPXG) expresó su preocupación por la situación de los trabajadores que se quedan sin empleo, mientras que el comité intercentros adelantó que denunciará la reorganización ante la Inspección de Trabajo.

Tanto el colegio de periodistas como el comité celebraron que la compañía asuma con sus propios medios cuatro de las cinco delegaciones que permanecerán abiertas, todas menos las de Madrid, pero denunciaron que la reestructuración afectará "al derecho de los ciudadanos a recibir información más próxima territorialmente", en palabras de la junta de gobierno del CPXG. Los representantes de los trabajadores, mientras, acusaron a TVG de "dejar de cubrir espacios informativos importantes en beneficio de medios privados, principalmente V Televisión". La productora que cubría A Coruña, Voz Audiovisual, del mismo grupo que La Voz de Galicia y V Televisión, cobró este año 850.000 euros por el servicio, según informó una portavoz de la empresa. Fuentes sindicales elevaron a 2.088.000 euros lo ingresado de TVG por este servicio en los últimos dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010