Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Junta General Extraordinaria de Accionistas

PRISA inicia la transformación hacia una compañía de tecnología avanzada

El principal grupo de comunicación en español cotizará en la Bolsa de Nueva York

El Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, sentó ayer las bases de su nueva estructura empresarial. La Junta General Extraordinaria de Accionistas aprobó la combinación de negocios con el grupo inversor Liberty, una operación por la que ingresará 650 millones de euros. La incorporación de nuevos socios estratégicos, junto al plan de desinversiones, garantiza el futuro del principal grupo de información, entretenimiento y educación de habla hispana y portuguesa, según expuso el presidente de PRISA, Ignacio Polanco, durante la celebración de la Junta.

Este "importante hito" en el proceso de capitalización se une a la llegada de nuevos socios a Santillana, la integración de las televisiones en abierto Cuatro y Telecinco y la venta de sendas participaciones del 22% de la plataforma de pago Digital + a Telefónica y Telecinco. Estas operaciones, que supondrán una entrada de caja de 1.900 millones de euros, y la combinación de negocios con Liberty permitirá continuar reduciendo la deuda, incrementará la liquidez de la acción y reforzará los criterios de gobierno corporativo.

El 20% de los ingresos provendrá del mundo digital en cinco años

Polanco se refirió a la inestabilidad que en los dos últimos años han experimentado los mercados en general y el sector de los medios en particular y subrayó que en la nueva etapa es "imprescindible" reforzar el gobierno corporativo para seguir siendo "un referente en el mundo de los medios de comunicación y de la cultura en lengua española". Este cambio estará simbolizado en una renovada imagen de marca, un logotipo multicolor y dinámico que ayer fue presentado a los accionistas.

El presidente de la Comisión Ejecutiva del Consejo y consejero delegado, Juan Luis Cebrián, destacó que las operaciones aprobadas ayer permitirán impulsar la PRISA del siglo XXI, "una compañía global, con intereses globales y cultura global".

PRISA transformará su negocio tradicional para convertirse en una compañía de tecnología avanzada, que cotizará en los mercados de Madrid y Nueva York y potenciará su expansión en los mercados internacionales, especialmente en Estados Unidos, Brasil y México, avanzó Cebrián.

PRISA será también una compañía orientada al consumidor. "La sociedad digital configura una economía de demanda, frente a la economía de oferta que ha prosperado en los países industriales avanzados. Convertir al consumidor en el centro de nuestras actividades, incrementar el conocimiento de nuestros clientes e interactuar con ellos es la base del nuevo modelo, en el que necesariamente tenemos que contar con alianzas estratégicas para la producción y distribución de contenidos", recalcó Cebrián.

Para ello, la compañía aspira a disponer en menos de cinco años de una base de datos con 30 millones de usuarios registrados y a conocer con detalle cuáles son sus demandas. A esta tarea contribuirá la reciente puesta en marcha de una plataforma digital común y transversal para todas las unidades del grupo, que abarca desde la contratación publicitaria y la compra de contenidos hasta la gestión de los derechos de propiedad intelectual. "Nuestro objetivo es que dentro de cinco años al menos el 20% de los ingresos del grupo provengan de las operaciones digitales", apuntó Cebrián.

El consejero delegado abundó en el profundo cambio de la cultura empresarial que experimentará PRISA. Pasará de ser una empresa "de perfil familiar" a operar como una multinacional cotizada en los mercados internacionales. "La tarea ante la que nos encontramos es la transformación del negocio tradicional, todavía generador de amplios márgenes, mediante su integración en las tecnologías digitales".

Durante su intervención, Cebrián recordó de manera especial el trabajo desarrollado por el fundador y primer presidente de PRISA, Jesús de Polanco, fallecido en 2007. Asimismo dio a conocer el ambicioso proyecto de cambio de imagen y la reorganización de la arquitectura de sus marcas. Subrayó que PRISA, no es solo una gran empresa española sino una institución de primer orden en el universo iberoamericano de la educación y los medios de comunicación.

La Junta de Accionistas aprobó la propuesta del Consejo de Administración para modificar su composición. Con mayoría de independientes, estará constituido por 15 miembros de procedencia internacional. Al nuevo consejo, que combina diversidad y experiencia profesional, se incorporan los financieros e impulsores del proyecto, Nicolas Berggruen y Martin E. Franklin; el ex presidente de México Ernesto Zedillo; el escritor y ex presidente del Consejo de Vigilancia de Le Monde, Alain Minc; los financieros Juan Arena y Emmanuel Román y el presidente de MGM, Harry Sloan. El consejo se completa con Ignacio Polanco, Juan Luis Cebrián, Matías Cortés, Diego Hidalgo, Gregorio Marañón, Agnès Noguera, Borja Pérez Arauna y Manuel Polanco.

Un nuevo mundo, un nuevo símbolo

En un nuevo mundo en el que ya no existen los límites del tiempo y el espacio, y las personas están en el centro de todo, PRISA quiere ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente, compartiendo sus emociones y contribuyendo a su desarrollo cultural. Este nuevo mundo reclama un nuevo símbolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de noviembre de 2010

Más información