Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Luces de Navidad hasta en el carril bici

Barcelona ultima la iluminación, que se encenderá el 2 de diciembre

Barcelona tendrá más luces navideñas este año, ya que también se han instalado en la Rambla del Raval, algunas calles de la Barceloneta y una parte del Paral·lel, y los galets gigantes del año pasado se colocarán en 25 mercados municipales. Las luces se encenderán desde el 2 de diciembre hasta el día de Reyes.

En algunos tramos de calles que se incorporan este año a la iluminación navideña, como el de la Gran Via desde Roger de Llúria hasta Girona -el año pasado el tramo iluminado iba de Universitat a Roger de Llúria-, los postes de sujeción de la iluminación se han colocado en el espacio reservado a los carriles bicis. Lo mismo ocurre en la Diagonal, aunque están colocados prácticamente sobre la línea del carril y el ciclista no se los encuentra de sopetón. Los de la Gran Via, en cambio, invaden más el espacio de los ciclistas.

La ocupación ha sido denunciada por los usuarios de ese medio de transporte: "A nadie se le ocurriría poner un elemento rígido en la calzada porque generaría inseguridad. No pedimos que los retiren porque se trata de una ocupación temporal, pero con vistas a otros años sería mejor buscar otra solución", señalan en el Bicicleta Club Cataluña (BACC). Los usuarios que utilizan la bicicleta para moverse por la ciudad -se realizan unos 100.000 viajes diarios en ese vehículo- tropiezan con un sinfín de objetos: coches parados en los carriles bici de calzada y contenedores y material de obras que se depositan en los carriles bici que están en la acera.

El BACC ha demandado que al menos se coloque alguna indicación reflectante en los postes para que se vean de noche. "Durante este fin de semana se han colocado unas tiras blancas y rojas", apunta Joan Mateo, presidente de la Fundación Barcelona Comercio, responsable de la iluminación navideña.

Añade que algunos postes invaden más que otros el carril bici por un problema de inclinación del firme. No obstante, admite que el año próximo se intentará evitar esa ocupación. De hecho, en otras calles, como la de Urgell, se han buscado otras soluciones. El Consistorio no ve inseguridad en los postes y pide paciencia: son unos días y, además, el ciclista urbano está acostumbrado a esquivar a los peatones, por lo que puede hacer lo mismo con los postes, venía a decir un portavoz municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2010